Juan Francisco Albert, director de Al Descubierto, junto al periodista Miquel Ramos en À Punt Ràdio

El director de Al Descubierto, Juan Francisco Albert, fue invitado junto al periodista e investigador especializado en extrema derecha Miquel Ramos al programa Les notícies del matí de À Punt Ràdio, de la cadena pública valenciana, para hablar del informe De los neocón a los neonazis: la derecha radical en el estado español, editado por la Fundación Rosa Luxemburgo en el cual diferentes investigadores analizan la evolución del ideario de la extrema derecha y el ascenso a las instituciones en España, y donde Miquel Ramos ha ejercido como coordinador y Al Descubierto como coautor.

Durante el programa, ambos autores hablaron de la guerra cultural en que una extrema derecha está conquistando espacio político modificando el discurso, pero sin cambiar mucho las ideas, en contraste con una izquierda que pierde capacidad de seducción.

Además, Miquel Ramos defendió que es un error interpretar la situación en términos de conflicto derecha-izquierda porque «la extrema derecha no está planteando una batalla contra la izquierda, plantea batalla contra la democracia y los derechos humanos (…) esto es una guerra de demócratas contra antidemócratas y autoritarios, va del hecho que no nos quitan derechos que nos ha costado mucho de tiempo conseguir y que benefician todo el mundo, creas o no», advirtió.

El volumen traza el camino hacia la normalización del discurso de la extrema derecha a las instituciones, identificando el ascenso de Vox como un factor determinante para la presencia renovada de ciertos planteamientos reaccionarios en el debate público, que después se proyectan hacia la sociedad. «Antes había cierta vergüenza, pero ahora parece que se ha normalizado ser machista, racista y xenófobo», explicó Miquel Ramos, que ha querido dejar claro que el discurso de la extrema derecha «siempre ha estado todo y la no presencia de Vox en las instituciones» porque ya estaba «en la criminalización de las personas inmigrantes, los relatos contrarios a los derechos humanos y ciertas políticas».

En este sentido, ha situado «la ofensiva neocon» contra las leyes aprobadas por José Luis Rodríguez Zapatero (matrimonio homosexual, memoria histórica) hace quince años, como el punto determinante que hizo elevarse la derecha radical del Partido Popular, que hasta ese momento integraba parte de estos planteamientos.

De los neocon a los neonazis

En cuanto al informe, de más de 500 páginas, Juan Francisco Albert y Miquel Ramos, explicaron que se trata de desmontar algunos mitos, como la falta de preparación de los políticos de extrema derecha o lo sostén de una auténtica base popular en su discurso en España. Nuestro director asegura que hay «una internacional del odio», de la cual resultan sinergias, estrategias muy meditadas, y en qué partidos como Vox, al cual sitúa en «la herencia cultural del fascismo», desarrollan un papel destacado. «La extrema derecha europea está tejiendo unas redes poderosas que tiene como centro de Viktor Orbán de Hungría» y también a «grandes organizaciones como Atlas Network» con «grandes fortunas detrás», explicó Juan Francisco Albert. «El fascismo nunca ha sido un movimiento de personas incultas, están muy preparados, y han sabido interpretar muy bien los pasos de la izquierda para conseguir la hegemonía cultural, para pegarle la vuelta», advirtió Miquel Ramos.

Otro punto del programa donde se puso el foco fue en el discurso antiestablishment y antiélites de la extrema derecha, cuestionando este punto como una estrategia de la nueva derecha radical, pues «detrás hay siempre grandes fortunas del país» a las cuales acusan de «victimismo de los privilegiados» maniobrando para frenar las conquistas sociales que tratan de corregir desigualdades estructurales.» «La extrema derecha es profundamente neoliberal, no hay ningún reproche a las élites o al sistema, el IBEX-35 está muy cómodo con el ascenso de Vox, un fiel aliado del capitalismo», explica Ramos.

También se puso en entredicho la base social popular en España todo y los tres millones y medio de votos que Vox consiguió en las pasadas elecciones generales. Bien al contrario, identifican las clases altas y medias altas como el principal caladero de apoyos de la formación, que aseguran que ha estrenado una nueva estrategia obrerista en las pasadas elecciones autonómicas de Madrid para agarrar votos a la izquierda, puesto que hasta ahora se los hurta mayoritariamente al PP. La competencia política entre Vox y los populares preocupa los investigadores, que piensan que hay un riesgo de radicalización del PP en la batalla por los votos.

Hacia el final del programa, Juan Francisco Albert y Miquel Ramos pusieron el foco en la penetración de los idearios de la extrema derecha a través del discurso del miedo (contra el inmigrante, el homosexual, los comunistas, etc.) que según alertan algunos grupos han instrumentalizado hábilmente durante la pandemia. «Teníamos organizaciones que hacía tiempos que estaban desactivadas en España que se pusieron en funcionamiento en el confinamiento y que han conseguido extender su ideario contra el gobierno aprovechando la corriente negacionista», ha explicado Juan Francisco Albert.

Finalmente, se criticó la escasa capacidad legal para perseguir los delitos de odio que sufren recurrentemente algunos colectivos desfavorecidos, puesto que la norma, «pensada para corregir desigualdades» se interpreta judicialmente, en muchas ocasiones, para proteger el honor de instituciones como la monarquía o las fuerzas de seguridad.

Desarrollo del programa. Autor: À Punt, 02/11/2021. Fuente: À Punt (Imagen cedida)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.