Desarticulada la cúpula de los Boixos Nois: tráfico de drogas, explotación sexual de mujeres, armas y blanqueo de capitales

La Policía Nacional ha realizado una operación contra el corazón de la hinchada ultra Boixos Nois en Catalunya. 14 personas han sido detenidas en esta operación de carácter delictivo y 7 de ellas han entrado recientemente en prisión.

El Juzgado número 1 de Sabadell, que ha dirigido el operativo, ha imputado a este grupo de extrema derecha los delitos de tráfico de drogas, explotación sexual de mujeres, importación de medicamentos ilegales y blanqueo de capitales.

La operación se inicio en el primer trimestre de 2020 y sus detenciones se llevaron a cabo el 2 de noviembre, pero no ha sido hasta ahora donde se ha levantado el secreto de sumario.

El operativo además ha incautado multitud de material: diez armas de fuego, una gran cantidad de armas blancas, medicamentos ilegales, drogas, 5000 plantas de marihuana y 42 kilos de cogollos. Este material se encontraba dividido en un total de 18 viviendas y locales.

Durante esta operación se han bloqueado 20 cuentas bancarias, embargado 3 viviendas y 27 vehículos, además de 300.000€. Junto a esto se ha confiscado una amplia cantidad de material ultraderechista, con simbología nazi y supremacista.

Todas estas incautaciones y la detención de 14 de sus miembros más relevantes es un duro golpe contra la organización.

El inspector jefe de la Policía Nacional a cargo de la investigación ha apuntado a través de la Cadena Ser: «Se ha desarticulado el grupo más violento de los Boixos Nois».

Los Boixos Nois: una vida de delincuencia lucrativa

Fundados en 1981 con la aparición y consolidación de las gradas en España, este grupo usaba su faceta de fútbol como presentación, mientras usaba su fama y contactos para dedicarse a un lucrativo negocio de polidelincuencia.

El grupo detenido vendía drogas y sustancias anabolizantes en ambientes de gimnasio, artes marciales y lugares de culto al cuerpo en general. Utilizaban también ambientes cercanos muy ideologizados como el RAC (Rock Against Communism, Rock contra el comunismo).

Además, tenían multitud de pisos dedicados a distintas actividades delictivas. Algunos de ellos servían como almacén para las sustancias ilegales. Otros eran utilizados para cultivar directamente la droga, como en el caso de la marihuana.

Otros de los pisos eran utilizados para prostituir a mujeres. Todas era mujeres extranjeras eran contactadas por la organización. Después de un primer contacto, las ponían a prostituirse para su lucro.

Solían tener siempre a 4 mujeres en activo, pero según las investigaciones han llegado a tener una decena de mujeres bajo el control de la organización.

Todo esto creaba un lucrativo negocio del que vivían muchos miembros de los Boixos Nois. Los principales detenidos por la causa son todos hombres españoles, con edades comprendidas entre los 35 y los 45.

Casi dos décadas fuera de los estadios

Si hay algo más que la delincuencia que representa a los Boixos Nois es la supervivencia.

Esta hinchada creada para animar al Barcelona C.F. tenía su labor muy limitada, ya que fue expulsada de Camp Nou en 2003, durante el primer mandato de Joan Laporta, por lo que ya no podían acudir a los estadios.

Esto provocó múltiples amenazas sobre el entonces presidente, que tuvo que recurrir a la seguridad privada durante un tiempo.

Además, se mejoraron los servicios de seguridad del Camp Nou y la coordinación con los Mossos d’Esquadra para detectar y vigilar a los elementos de los Boixos Nois que intentaran colarse en el campo.

Y pese a esto, la organización ha sobrevivido con una envidiable salud y una gran cantidad de miembros.

Los Boixos Nois aprovechan los viajes del Barça a otros estadios para seguirles y realizar sus actividades ultras, pudiendo esquivar con más efectividad los controles.

También aprovechan estos desplazamientos para atacar a otras hinchadas ideológicamente rivales, como es el caso de Biris Norte, los ultras del Sevilla Fútbol Club, ubicados en la extrema izquierda.

También han protagonizado enfrentamientos contra hinchadas de extrema derecha, con las que mantienen rivalidades históricas, como el caso de los Yomus, con los que mantuvieron una batalla campal en enero de 2020 en Valencia.

Ahora habrá que esperar si este resulta un golpe definitivo contra esta peligrosa y criminal hinchada o conseguirá sobrevivir una vez más.

Juan Francisco Albert

Director de Al Descubierto. Estudiante de Ciencias Políticas y máster en Política Mediática. Apasionado del estudio y análisis del hecho político, con especial interés en el fenómeno de la extrema derecha, sobre la que llevo formándome desde 2012. Firme defensor de que en política no todo es opinable y los datos, fuentes y teorías de la ciencia social y política deben acompañar cualquier análisis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *