‘Mussolini’, una fotografía psicológica del dictador fascista italiano

Título: Mussolini

Autor: Giovanni de Luna

Categoría: Ensayo/Biografía

Temática: Historia contemporánea

Idioma: Italiano

Fecha de publicación: 1986

La realidad es que los hombres están cansados de la libertad.

Benito Mussolini

Giovanni de Luna (Battipaglia, 9 de abril de 1943), es un historiador y académico especializado en la Historia Contemporánea italiana. A lo largo de su extensa carrera ha participado y colaborado en numerosos medios de comunicación tanto audiovisuales como radiofónicos, y en espacios de divulgación histórica en general. Ha impartido clases de Historia Contemporánea en la Universidad de Turín.

Giovanni de Luna, autor de "Mussolini", a la izquierda. Autor: Daniele Silvestri, 02/05/2008. Fuente: Flickr (CC BY-NC-SA 4.0)
Giovanni de Luna, autor de «Mussolini», a la izquierda. Autor: Daniele Silvestri, 02/05/2008. Fuente: Flickr (CC BY-NC-SA 4.0)

Entre los diferentes medios en los que ha participado destacan La Stampa, Tuttolibri y el programa del canal Rai Storia in 4D.

Su obra escrita es muy extensa, pero se analizan a continuación dos de ellas, aquellas presumiblemente más interesantes en lo que se refiere a la historia contemporánea italiana y sus más que plausibles vínculos con la época fascista en general y con el dictador Benito Mussolini, en particular.

Il partito della resistenza es un libro que, a cuarenta años de su publicación, la gran cuestión que se dejaba entrever en sus páginas, la de si Italia sería capaz de convertirse por fin en ese país laico y moderno con el que soñaron los partisanos en su resistencia contra el fascismo, sigue tan vigente como en el momento de su primera edición. El libro se centra en narrar la historia del Partido de Acción, clave en la transición democrática tras la Segunda Guerra Mundial.

El Partido de Acción fue fundado en 1942 por militantes de la Resistencia italiana y se disolvió en octubre de 1947, tiempo suficiente para que se convirtiera en el protagonista y testigo privilegiado de los hechos históricos que conformaron la Italia contemporánea y su desarrollo democrático tras la etapa fascista, la resistencia partisana, el referéndum que abrió las puertas a la República y la redacción de la Constitución.

Con una vocación claramente antifascista, el Partido Acción y sus fuertes ideales, herederos del llamado «socialismo liberal», no se extinguieron al concluir la Segunda Guerra Mundial, sino que continuaron muy vivos, eso sí, dispersos entre varias corrientes dentro de la izquierda italiana, desde la izquierda socialista comandada por Emilio Lussu pasando por la izquierda reformista y republicana dirigida por Ugo La Malfa. De hecho, pese a que no llegó a ser un partido de masas, su líder, Ferruccio Parri, resultó electo como presidente del Gobierno italiano en 1945. Un gobierno que duró pocos meses presionados por una oposición que le juzgaron por ser demasiado radical.

Otra de las obras de Giovanni de Luna muy a tener en cuenta, es La resistencia perfecta. 

Este libro surge a raíz del septuagésimo aniversario de la «Liberación». En él, de Luna hace un muy loable intento de recuperar la verdadera imagen de la resistencia italiana contra el fascismo, que de por sí, y con el paso de los años, se estaba emborronando gracias al concurso de ciertos revisionismos malintencionados, entre otros factores.

De Luna elige una historia, unas circunstancias, unos personajes determinados y un lugar específico, un castillo en Piamonte, para relatarnos cómo comunistas, monárquicos y campesinos se unieron para luchar contra el fascismo de Mussolini y la ocupación nazi en aras de salvar al país, procurando su libertad y un futuro libre de las oscuras ataduras de escuadristas de la hidra fascista. 

En definitiva, lo que De Luna desea resaltar como historiador es la enorme capacidad que tuvieron italianos de todos los orígenes sociales, credos y status para redimir con su lucha y su compromiso político a toda una nación.

Mussolini es, sin duda, una obra importante dentro de la bibliografía de Giovanni de Luna, una aportación esencial para entender el complejo entramado que construye y atraviesa la historia contemporánea de un país, Italia, pieza fundamental en el desarrollo histórico europeo e incluso mundial.

Se trata de una biografía estructurada en cinco capítulos o partes bien diferenciadas:

  • La génesis de un dictador(1883-1945)
  • El prolongado alzamiento(1914-1925)
  • El poder (1925-1936)
  • El ocaso (1936-1943)
  • Epílogo (1943-1945)

«… El socialismo es una armonía sutil de creencias, pensamientos y hechos, que prepara el camino para la gran marcha del progreso humano en su camino triunfal hacia la meta sublime de lo hermoso, de lo recto y de lo verdadero…»

Mussolini, 1986

De esta forma, tan contundente, idealizada y metafísica, expresó su ideario Alessandro Mussolini, padre de Benito, el biografiado. Estas palabras, además de ponernos en el contexto histórico, nos dan una idea del clima en el que nació y se reveló el que más tarde habría de ser Il Duce, Benito Mussolini.

En esta primera parte, «La génesis de un dictador», De Luna se detiene deliberadamente en los orígenes familiares y netamente humildes, en lo que a recursos materiales se refiere, del futuro dictador.

Su progenitor, el mencionado Alessandro Mussolini, es presentado como una persona desclasada, desubicada, y seguidor a ultranza de un socialismo fuertemente sensitivo y que había ido adquiriendo a través de lecturas poco sistemáticas y desordenadas de autores utópicos y libertarios.

Provenía de una familia campesina arruinada, de ahí su extravío social habiendo pertenecido a una cierta burguesía campesina que, habiéndolo perdido todo, se llenó de rabia y resentimiento.

La educación de Benito fue asunto exclusivo de su madre, la cual también le enseñó a escribir, leer y contar. En la decisión de los padres de enviar al joven para su formación básica al colegio de los salesianos de Faenza, las influencias religiosas de la madre lograron superar los convencimientos políticos del padre socialista. Benito abandonó la casa paterna en septiembre de 1892, cuando tenía nueve años.

Mussolini, 1986

Es a partir de aquí que se va forjando la personalidad de Benito Mussolini. En su niñez había permanecido largas temporadas en el campo y es precisamente en el contacto con los rigores de la naturaleza como se va desarrollando en él un carácter tan fuerte como apabullante.  Posteriormente, y al entrar en el colegio de los Salesianos, el choque entre ese rudo temperamento y la jerarquía salesiana le produjo un shock traumático que le acompañaría el resto de su vida, tal y como describe el autor en el libro.

Benito Mussolini. Autor: Desconocido, 1930. Fuente: Bundesarchiv, Bild 102-09844 (CC BY-SA 4.0)
Benito Mussolini. Autor: Desconocido, 1930. Fuente: Bundesarchiv, Bild 102-09844 (CC BY-SA 4.0)

Hay que señalar, que a lo largo de su estancia en el mencionado centro escolar y debido a la creciente tensión emocional a la que le condenaba la disciplina clerical, se produjo un episodio que arroja mucha luz sobre el que habrá de ser el futuro comportamiento de Benito Mussolini. En concreto, el episodio al que se hace referencia es aquel en el que el joven Benito llegó a herir con un cuchillo a otro compañero en el trascurso de una reyerta estudiantil.

Ya en la edad adulta, Benito Mussolini, como cualquier otro joven de su tiempo, es preso de múltiples dudas sobre su inmediato futuro profesional. Teniendo en cuenta su personalidad, de gran complejidad, la perspectiva como docente de provincias en la Italia de preguerra le resulta cuanto menos insoportable, no viéndose en absoluto en el papel, por lo que decide viajar a Suiza dando rienda suelta a su gusto aventurero, donde permaneció con cortas interrupciones hasta noviembre de 1904.

Fueron años intensos, decisivos para su entrada en la política. Su militancia revolucionaria no tenía entonces ninguna orientación personal. Actuaba como propagandista socialista y con ello llegó a una decisión completamente clara respecto a su profesión, para aprovechar sus dotes literarias y retóricas. Su antipatía hacia las actividades manuales era instintiva: ya algunos días de prueba como ayudante de construcción en Yverdon le hicieron abandonar este camino

Mussolini, 1986

Y hasta aquí esta breve sinopsis o adelanto del primer capítulo de la biografía que nos ocupa en esta ocasión, el preciso relato que De Luna nos hace sobre uno de los personajes más apasionantes y al tiempo más terribles y oscuros de la Europa del siglo XX.

Tras estos primeros años de fraguar su personalidad y situarse en el mundo, Benito Mussolini entró por primera vez en contacto con el ideario socialista, siendo este hecho uno de los hitos biográficos que más perplejidad puede llegar a causar en los lectores despistados, los neófitos de la historia y, por qué no decirlo, en cualquier persona que haga el intento de acercarse a la figura del pionero del fascismo.

Aproximadamente un mes después de su llegada, Mussolini escribió el primer artículo para el L’ Avvenire del Laboratore, periódico de los socialistas italianos en Suiza. El 24 de agosto de 1902 debutó como orador en Montreux. El 30 de agosto fue designado secretario del sindicato italiano de los obreros de la construcción en Lausana.

Mussolini, 1986

El resto del libro hace un interesante repaso a través de la figura del dictador, que más tarde abandonó el Partido Socialista Italiano para fundar su propio movimiento y su propio partido, el Partido Nacional Fascista, y los caminos que recorrió desde el ámbito personal y político hasta que finalmente tomó el poder absoluto en Italia en 1921.

En los últimos capítulos, se hace un retrato de la Italia fascista y las decisiones que tomó Benito Mussolini ya desde el gobierno, sus problemas, dudas e incertidumbres personales, y cómo a poco fue perdiendo fuelle ya poco antes del estallido del conflicto, y finalmente con su caída, apresamiento y asesinato en 1945, cuando finalmente las potencias aliadas se hicieron con el control de la península itálica y disolvieron los últimos reductos del gobierno fascista.

Un relato que no se ciñe únicamente a los hechos históricos, sino que busca, además, profundizar en la psicología interna del dictador y hacer un esbozo de su personalidad en un intento de entender mejor sus motivaciones y horribles decisiones.

‘Mussolini’, una obra íntima para conocer de cerca el fascismo italiano

El género biográfico puede resultar muy fascinante, ya que ocurre que uno cree conocer a un personaje, ya sea histórico, político o de cualquier otra índole, y sin embargo, al internarse en la lectura de alguna de sus biografías, es fácil acabar descubriendo el escaso bagaje de conocimiento que en realidad se tenía sobre el personaje en cuestión.

Este muy bien podría ser el caso de Mussolini, al que con frecuencia se cree conocer a través del cine, la literatura o incluso, de cierta historiografía superficial y, sorpresivamente, resulta un gran desconocido, hasta el punto de atrever a asegurar que el gran público o el público lego en la materia desconoce por completo sus orígenes familiares y sus iniciales posiciones ideológicas.

Con respecto a la biografía de Giovanni De Luna, ni que decir tiene que, aunque esta esté planteada desde una perspectiva divulgativa y huyendo de los academicismos, puede llegar a ser y lo es, una lectura de gran interés para cualquier persona que albergue una mínima inquietud por la historia contemporánea y, ante todo, abundando más aún, la de una Europa de entreguerras donde se maquinaron las más terribles ideologías que padecidas como son los diferentes fascismos que de norte a sur del viejo continente se prendieron y extendieron como un reguero de pólvora, llenando de incertidumbre vital y política a millones de personas.

En este libro, de 181 páginas, De Luna nos va guiando a través de un continente convulso por los entresijos de la vida de un italiano medio, aunque venido a menos, triste heredero de una Italia campesina, empobrecida y donde ya no quedaban ni los rescoldos, ni el recuerdo siquiera de la gloria de la antigua Roma, ni del esplendor artístico y cultural del Quatrocentto renacentista.

Una Italia que intentaba sobrevivir a sus propias cenizas, a un pasado desaparecido, a un brillo ya inexistente, que además estaba a punto de enfrentarse a una de las mayores crisis de su historia, la que resultaría de la Primera Guerra Mundial.

En conclusión, una lectura más que recomendable para cualquier amante de la historia en general y, más en concreto, de la intrahistoria de un país, un pueblo y una persona, que por repulsiva que pueda parecer, ascendió de forma muy astuta y oportunista a los más altos estratos del estado convirtiéndose en un peculiar y extravagante “ nuevo César”, Il Duce.

Adolf Hitler and Benito Mussolini in Munich, Germany | Flickr
Benitto Mussolini y Adolf Hitler. Autor: Marion Doss, 1940. Fuente: Flickr (CC BY-SA 2.0)

Su lectura, pues, en absoluto se hace larga o pesada, sino que aún siendo intensa y precisa lleva a la cuasi vivencia e primera persona de los hechos históricos que entre sus páginas se relatan muy fructíferamente, surgidos, como no podía ser de otra forma, de la aviesa y formada pluma de Giovanni De Luna.

Conclusiones

Sin lugar a dudas, Italia es su gloriosa etapa republicana e imperial, es su Edad Media con las comunas como estandartes sociales y económicos, es su Renacimiento que dio cobijo a sublimes creaciones artísticas. Pero ante todo, Italia es su historia moderna y contemporánea.

Para poder entender a esta nación del sur de Europa es imprescindible conocer en profundidad su historia reciente, la que tiene que ver con el ascenso del fascismo escuadrista de Mussolini, con la resistencia partisana a éste y el posterior establecimiento de una república, convirtiéndose en la inspiración de la extrema derecha de todo el mundo, incluyendo de Adolf Hitler.

La biografía que aquí se nos cuenta es de vital importancia para llegar a desentrañar el actual estado de cosas de la Europa presente y, seguramente, del resto del mundo. Estos están postrados, languidecientes, unciendo una crisis con otra, en plena decadencia política y económica.

Si conociéramos aquellos lodos de entreguerras, comprenderíamos mucho mejor la actual disposición en la que nos encontramos.

En lo que se refiere al personaje aquí biografiado, Benito Mussolini, su autor nos lleva de la mano en un magistral recorrido histórico para que así nos sea posible inferir, deducir, discernir y hasta descifrar el cómo y cuándo un individuo surgido de las capas marginadas de una Italia que había perdido su identidad como nación, pudo convertirse en uno de los tiranos más brutales de la historia, emulando al propio Julio César. De cómo fue capaz de, aprovechándose del más lascivo de los oportunismos políticos, ser el mentor junto a las cuadrillas de camisas negras del fascismo en la Europa de la década de los 30.

Por tanto, recomendamos fervientemente su lectura no sólo para tener una mayor comprensión del devenir político del torturado siglo XX, también para lograr el necesario discernimiento en cuanto a los entresijos de la condición y el pensamiento fascista y totalitario encarnados en un solo individuo.

¡Ah! Es realmente un hombre sólido y yo les digo a ustedes que no habrá otro en mucho tiempo. Si no me equivoco, tiene la voluntad de realizar algo y hacerlo bien

Víctor Manuel III, rey de Italia, sobre Benito Mussolini

Y quizás también era necesario un hombre como aquel que la Providencia nos hizo encontrar. Un hombre que no tuviera las preocupaciones de la escuela liberal

Papa Pío XI, 1929

Estos son sólo dos de los testimonios que el autor de este libro, Giovanni De Luna, incorpora nada inocentemente, al final de esta biografía. Que cada quien extraiga sus propias conclusiones, que cada cual dirima cuales pueden ser los principales brazos políticos, filosóficos, confesionales y armados del fascismo que se encarnó en Benito Mussolini y del que siguen bebiendo los diferentes reaccionarismos y filofascismos del tiempo presente.

Será el mismo Antonio Gramsci el que nos advierta que Benito Mussolini es el tipo en el que se concentran todas las características del pequeño burgués italiano, crecido en medio de todos los escombros que han dejado tras de sí los diversos siglos de soberanía extranjera y eclesiástica en el suelo italiano.

¿Hasta que punto sería posible extrapolar esta reflexión de Gramsci a cualquier nación del mundo, incluso, a cualquier individuo, ciudadano, de cualesquiera épocas?

Las respuestas quedan en manos de los lectores de este libro.

José Miguel Gándara

Articulista. Nacido en Valladolid, pero cántabro de espíritu, soy colaborador habitual en los medios lapiedradesisifo.com y Lapajareramagazine.com. Autor del poemario "Transido de un abismo" y de títulos de próxima aparición como "La poliantea de los sentidos" y "Crónicas claudinas".

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.