Antifascistas estadounidenses hackean y publican información confidencial del grupo neonazi Patriotic Front

El pasado fin de semana, el grupo antifascista Unicorn Riot desveló unos 400 gigabytes de información interna extraída del grupo neonazi Patriot Front, uno de los grupos supremacistas blancos más grandes de Estados Unidos y que saltó a la fama por organizar una marcha supremacista blanca el pasado mes de diciembre en Washington DC, la capital del país, desde el Lincoln Memorial hasta el Capitolio.

La filtración incluye capturas de pantalla procedente de los chats privados de la organización y de los mensajes directos de miembros del grupo, videos sin edición ni filtros, audios de sus conferencias y reuniones, fotografías de los militantes y de los eventos a los que han asistido, así como indicaciones sobre el funcionamiento interno, actuaciones y planes de futuro del grupo.

Los militantes del grupo, que autodenominan al Patriot Front como “la organización activista nacionalista más grande del mundo”, lanzan en privado consignas y frases racistas, supremacistas y antisemitas: “la mayor amenaza para América (EEUU) es la dominación judía del mundo”, “fuck islam… no tienen lugar en la sociedad occidental”, etc.

Además, a pesar de que el grupo elude utilizar simbología o consignas nacionalsocialistas en público, los mensajes filtrados demuestran como los miembros utilizan constantemente y a pesar de su prohibición el saludo fascista, y alardean de su presencia en reuniones y actos neonazis en Europa o directamente lanzan consignas a favor de Hitler:

Referencias, alabanzas y uso de frases de lideres fascistas históricos como Benito Mussolini, Oswald Mosley o George Lincoln Rockwell, fundador del Partido Nazi Americano, se unen a las lanzadas a favor de grupos fascistas o neonazis actuales como el Nordic Resistance Movement de Suecia o Casa Pound de Italia.

Otra de las grandes noticias filtradas es que el grupo adoctrina, atrae y manipula a menores de edad para captarlos como militantes. Envió de propaganda y material supremacista, transporte a actos en diferentes estados o directamente la bienvenida a la organización son algunas de las prácticas que Patriot Front utiliza para reclutar a jóvenes norteamericanos.

¿Quiénes son Patriot Front?

Patriot Front surgió en el año 2017 como una escisión del grupo nacionalista blanco Vanguard America, según confirma La Liga Antidifamación norteamericana. El momento de la escisión sucedió tras el asesinato por parte de uno de los miembros del grupo, James Alex Fields, de una mujer, Heather Heyer, durante el famoso mitin ultraderechista “Unite the Right en Charlottesville, Virginia.

Uno de los mayores promotores del evento fue Thomas Rousseau, personaje que venía ganando mucho poder dentro de Vanguard America.

Según desvelan las filtraciones, tras el mortífero evento, Rousseau trató de desvincularse lo máximo posible de Vanguard America, llevándose consigo a muchos miembros del grupo y uno de los dominios webs vinculados al mismo: bloodandsoil.org.

Rousseau reconfiguró el domino web para apoyar el sistema de comunicación central del nuevo Patriot Front; la fragilidad en materia de seguridad de este sistema de comunicación centralizado permitió a los activistas antifascistas extraer toda la información que ahora han hecho pública.

Además de los contenidos anteriormente mencionados, también se ha podido extraer información sobre las conductas vandálicas y actividad violenta de los miembros del grupo.

Ya los activistas antifascistas de Unicorn Riot desvelaron en los años 2017 y 2018 como desde los chats del grupo se celebraba el asesinato perpetrado en Virginia, se compartían links a charlas y artículos de webs radicales como Daily Stormer o el Instituto de Política Nacional de Richard B. Spencer, se promovía el asalto sexual a mujeres y se llamaba al entrenamiento para “violencia futura”.

Las imágenes, mensajes y videos filtrados muestran como una de sus principales formas de actuación ha sido el vandalismo contra murales y pintadas en favor de Black Lives Matter, sustituyéndolas por mensajes racistas y simbología neonazi o supremacista.

Este hecho reafirma una tesis defendida comúnmente por activistas antifascistas, quienes denuncian que el vandalismo contra símbolos vinculados al progresismo o al antifascismo no son simples actos de rebeldía juvenil, sino que mayoritariamente suelen ser parte de tácticas organizadas y activistas de grupos extremistas.

Las pintadas y graffitis callejeros son otras de las actividades más habituales, debiendo los militantes cumplir un mínimo semanal como forma de “cuotas de activismo”.

Otras “cuotas” que los militantes deben asumir para seguir perteneciendo a la organización pasan por la difusión de un mínimo de contenido supremacista o sobre la organización en redes sociales: robar, destrozar o mutilar banderas, carteles o señales de corte progresista o antifascista de edificios públicos o privados; o difundir “flyers” o pegatinas de la organización que previamente deben pagar a la misma.

Por otro lado, muchos mensajes mostraban como los principales dirigentes del grupo discutían entre ellos y con otros dirigentes de grupos no identificados sobre posibles actos violentos que algunos de sus militantes habrían podido perpetrar.

Vínculos con otras organizaciones neofascistas

A pesar de que la regla oficial de cara al público del grupo es estar en contra de organizarse paralelamente con otras organizaciones, en la realidad el grupo, y especialmente sus miembros a título personal, mantienen estrechos vínculos con otros grupúsculos del universo extremista de derecha norteamericano.

El grupo extremista de derecha se inserta profundamente en la red de los autodenominados grupos “pool party”, quiénes se coordinan en una red dirigida por el podcast neonazi The Right Stuff (TRS).

Los enlaces muestran como muchos miembros del Patriot Front acuden a las reuniones del TRS o son lideres de secciones regionales de la red, además, el grupo utiliza la red de grupúsculos extremistas para conseguir financiación monetaria y reclutar militantes.

Por otro lado, el grupo también se encuentra afiliado a Media2Rise, el brazo propagandístico del Will2Rise, marca de estilo de vida fascista y hípster creada por Rob Rundo. Este individuo pertenece al violento grupo neonazi Rise Above Movement (RAM).

Otro de los vínculos más relevantes del grupo es el que le une con los Proud Boys, grupo supremacista que saltó a la fama durante las protestas de Black Lives Matter en 2020 por aplicar la violencia directa contra los manifestantes pro derechos de la población afroamericana y negra.

Muchos de los miembros y potenciales objetivos de reclutamiento del Patriot Front son ex miembros de los Proud Boys; otros incluso mantienen actualmente estrechos vínculos con miembros del grupo. A pesar de la vinculación de muchos de sus miembros con el grupo supremacista blanco, la realidad entre ambos parece ser tensa, ya que para Patriot Front los Proud Boys no son “lo suficientemente racistas”.

Los datos revelados también muestran conexiones con otro grupo neonazi: el National Justice Party (NJP), fundado en el año 2020 por el ex redactor de la famosa web neonazi Daily Stormer y podcaster, Joseph Jordan, y Tony Hovater, ex lider del ya extinto Traditionalist Worker Party (TWP).

Otros miembros del grupo afirman también están envueltos en futuros proyectos con otros personajes del universo neonazi norteamericano, como, por ejemplo, Matthew Heimbarch, ex líder del TWP.

Valentín Pozo

Articulista. Estudiante de cuarto de Ciencias Políticas y apasionado de la investigación. Experiencia en movimientos estudiantiles y sociales. En mis artículos intento ofrecer un enfoque analítico más orientado a las ideologías y teoría política.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.