La UEFA ordena cierre parcial del Metropolitano por saludos fascistas de aficionados del Atlético

La UEFA, a través del Comité de Apelación, ha comunicado al Atlético la decisión de abrir un expediente disciplinario después de que se difundieran varios vídeos donde aficionados del equipo realizaban saludos fascistas en la tribuna sur del Etihad Stadium del Manchester y por la exhibición de una bandera con el Totenkopf, una calavera utilizada por las SS nazis, el pasado viernes 8 de abril.

La sanción consistirá, al tenor literal, del «cierre parcial del estadio del Atlético de Madrid en su siguiente partido como local por el comportamiento discriminatorio de sus aficionados. El club tendrá que comunicar antes del encuentro el sector o sectores inhabilitados, que deben abarcar como mínimo 5.000 asientos». Además, deberán colocar una pancarta con la frase «#NoToRacism» junto al logotipo de la UEFA como compensación adicional.

El miércoles se juega el encuentro de vuelta de los cuartos de final de la Champions League ante el Manchester City, por lo que la sanción deberá aplicarse en dicho encuentro.

El Comité de Apelación de la UEFA ha comunicado al Atlético este mediodía que debe ejecutar el cierre parcial del Metropolitano en el encuentro de vuelta de los cuartos de final de la Champions League ante el Manchester City que se disputa este miércoles. La sanción viene motivada por la exhibición de una bandera con una calavera identificada con el nazismo durante el partido jugado el pasado martes entre ambos equipos en el estadio Etihad de Mánchester. El cierre parcial de la grada debe afectar a un área ocupada por 5.000 aficionados. Además, el club rojiblanco deberá exhibir una pancarta con la leyenda “#NoToRacism” junto al logo de la UEFA.

La UEFA decidió abrir un expediente disciplinario al Atlético después de que varios de sus aficionados ultras fueran grabados realizando saludos fascistas en las primeras filas de la segunda grada de la tribuna sur del Etihad Stadium de Manchester. Eso fue el viernes 8, tres días después de haberse celebrado el encuentro.

Una decisión contra el Atlético de difícil apelación

Diversas fuentes del Atlético de Madrid han emitido declaraciones al respecto a diarios como Marca. En ellas, consideran la sanción «totalmente desproporcionada» y estiman que será «imposible de ejecutar». También han señalado que no saben cómo lo harán para dejar fuera a 5.000 aficionados, que además no son responsables de lo ocurrido.

Así, el Atlético ha puesto en marcha un recurso a través de sus servicios jurídicos para presentarlos ante el Tribunal Arbitral del Deporte con la esperanza de solicitar al menos una suspensión cautelar, ya que la sanción se ha realizado mediante un procedimiento de urgencia sin dar tiempo a una defensa. En el recurso, argumentarán que el club han sido inflexibles con estos comportamientos discriminatorios y que siempre han mostrado su colaboración con las autoridades para prevenirlos.

No obstante, tienen muy difícil dicha apelación. Por un lado, el reglamento interno de la UEFA permite estos procedimientos de urgencia si así lo estima el Comité de Apelación. Por otro lado, el código disciplinario establece que es el club el responsable último de las conductas de los aficionados, independientemente de en qué estadio sucedan dichas conductas. Sobre ambas cuestiones existe amplia jurisprudencia.

Extrema derecha y fútbol

No es la primera vez que este tipo de comportamientos se dan en un encuentro de fútbol. De hecho, existe un largo historial de relaciones entre los ultras de ciertos equipos de fútbol e ideologías de extrema derecha que se han reflejado en todo tipo de discursos y crímenes de odio. Comportamientos que se dieron muy especialmente en los años 80 y los 90, pero que es cierto que se han ido erradicando progresivamente (especialmente en los últimos diez años) aunque sin llegar a desaparecer del todo.

En cuanto al Atlético de Madrid, el histórico grupo Frente Atlético, de extrema derecha, estuvo activo durante más de 30 años, protagonizando todo tipo de altercados, además de ser habitual la exhibición de banderas y simbología franquista, nazi y fascista en general. De hecho, uno de los logotipos más habituales del grupo era el Totenkopf, la calavera con huesos empleada por las SS, la guardia de élite del partido nazi.

Fundado en 1982, a pesar de la cantidad de conflictos y de la violencia provocada por este grupo, no fue hasta 2014 cuando finalmente el club los expulsó del estadio. Ocurrió tras una batalla campal donde emboscaron a miembros del grupo Riazor Blues, hinchas del Deportivo de A Coruña, donde asesinaron a Francisco Javier Romero Taboada, conocido como Jimmy. Contaba entonces con 600 miembros.

Aunque el grupo sigue existiendo, su expulsión de los estadios y la prohibición de exhibir su iconografía ha limitado seriamente sus actividades. Lo mismo ha sucedido con el grupo Ultra Yomus del Valencia C.F. y su sección Curva Nord, que tras su expulsión en 2019 prácticamente ha estado desaparecido hasta que finalmente anunciaron su disolución en 2021. En 2017, protagonizaron en la manifestación del 9 de octubre actos de inusitada violencia en el centro de Valencia contra activistas de izquierdas e independentistas.

Enlaces y fuentes:

– Foto de portada: Aficionados del Atlético. Autor: Carlos Delgado, 14/09/2013. Fuente: Wikimedia Commons / CC BY-SA 3.0.

No eres de Vox, solo estás enfadado

Adrián Juste

Jefe de Redacción de Al Descubierto. Psicólogo especializado en neuropsicología infantil, recursos humanos, educador social y activista, participando en movimientos sociales y abogando por un mundo igualitario, con justicia social y ambiental. Luchando por utopías.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.