Detenido líder de Oath Keepers, grupo armado de extrema derecha, por su implicación en el asalto al Capitolio

Ayer jueves 13 de enero, el FBI anunció la detención de Stewart Rhodes, líder y fundador del conocido grupo de extrema derecha Oath Keepers, polémico por ser considerado una milicia armada de ideología supremacista y nacionalista blanca, una de las más importantes junto a Proud Boys. El Departamento de Estado y la Fiscalía General de Estados Unidos acusa a Rhodes de «conspiración sediciosa» por organizar un complot para asaltar el Capitolio el pasado 6 de enero de 2021 durante la manifestación de seguidores de Donald Trump con el objetivo de impedir la ratificación de Joe Biden como presidente del país.

Stewart Rhodes ha sido detenido junto a otros diez miembros de su organización. Al tenor de lo declarado por los organismos públicos, la «acusación de conspiración sediciosa se basa en que, después de las elecciones del 3 de noviembre de 2020, Rhodes conspiró con el resto de acusados y otras personas para oponerse mediante la fuerza a la ejecución de las leyes que regulan la transferencia del poder presidencial antes del 20 de enero de 2021″.

Según el escrito de Fiscalía, el grupo planeó acudir a Washington DC e «hicieron planes para llevar armas y munición al lugar con el fin de apoyar la operación; luego viajaron, desde todo el país, al área metropolitana de Washington». Por estos cargos, Rhodes se enfrenta a 20 años de prisión.

Por su parte, Stewart Rhodes declaró que, aunque estuvo presente en el asalto al Capitolio, no llegó a entrar, si bien admitió que varios miembros de Oath Keepers sí que lo hicieron, empleando para ello ropa y formación militar para poder llegar hasta el edificio.

Además, según lo anunciado por Fiscalía, Rhodes habría coordinado toda la operación a través de mensajes encriptados con la intención de eludir a las autoridades policiales y que, entre esos mensajes, Rhodes escribió que «no vamos a superar esto sin una guerra civil. Demasiado tarde para eso. Prepara tu mente, tu cuerpo y tu espíritu».

La Cámara de Representantes de Estados Unidos ha intensificado progresivamente las acciones contra este tipo de organizaciones de extrema derecha. Además de los más de 725 acusados, han pedido la comparecencia tanto de Stewart Rhodes como de Henry Tarrio, líder de Proud Boys, detenido recientemente por otro presunto delito. Asimismo, han hecho lo propio con decenas de antiguos colaboradores de Donald Trump. A todos ellos se les acusa directamente de planear y coordinar el asalto al Capitolio, que se saldó con personas heridas y fallecidas.

Oath Keepers, milicia armada

Oath Keepers es definido como un grupo paramilitar de extrema derecha y antisistema fundado en 2009, conformado por miembros de las fuerzas y seguridad estadounidenses retiradas (policías, militares…) que, según la descripción que aparece en su sitio web, buscan «defender la Constitución en contra todos los enemigos, extranjeros y domésticos».

Cuando hacen referencia a «domésticos», se refieren al «terrorismo doméstico», que es una forma de mencionar en Estados Unidos a grupos armados organizados que atentan dentro de las fronteras del país. Es decir, se definen como una fuerza de choque contra otras organizaciones que consideren violentas. De hecho, en ese objetivo, animan a desobedecer las leyes que, a su juicio, atenten contra esos principios.

Ha sido descrito también, a raíz de las declaraciones de sus líderes, como un grupo supremacista y nacionalista blanco guiado por numerosas teorías de la conspiración. Según la Liga Antidifamación, uno de sus pilares se centra en la propaganda en el seno de los cuerpos policiales y militares, a los que animan a saltarse las leyes para evitar «el Nuevo Orden Mundial».

Siguiendo esta misma línea, Oath Keepers se ha destacado como uno de los mayores opositores a movimientos antifascistas y antirracistas, como es el caso del Black Lives Matters, a quienes acusa de formar parte de una «insurrección comunista».

Las organizaciones que monitorizan los grupos de odio en Estados Unidos y las autoridades policiales estiman que podría tener unos 38.000 miembros, lo que le convierte en uno de los grupos paramilitares más grande del país. De hecho, han participado en numerosos altercados y polémicas, incluyendo varios enfrentamientos armados.

Por su parte, Oath Keepers defiende que no sostienen valores racistas y que en sus estatutos se indica que no aceptan a miembros con algún tipo de historial de intolerancia o se han visto involucrados en actos de alguna asociación supremacista. Sin embargo, han participado conjuntamente en acciones junto a Patriot Prayer, un grupo nacionalista blanco con fuertes relaciones con Proud Boys.

Todas estas milicias y grupos de extrema derecha, además, han apoyado el discurso y las acciones de Donald Trump, incluyendo sus disparatadas teorías de que hubo fraude electoral en las elecciones, QAnon, Deep State, Pizzagate y otras.

Enlaces y fuentes:

– Foto de portada: Bandera de Oath Keepers. Autor: Anthony Crider, 20/01/2020. Fuente: Flickr (CC BY 2.0)

Adrián Juste

Jefe de Redacción de Al Descubierto. Psicólogo especializado en neuropsicología infantil, recursos humanos, educador social y activista, participando en movimientos sociales y abogando por un mundo igualitario, con justicia social y ambiental. Luchando por utopías.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.