Trump culpa al FBI de la victoria de Biden y reclama ser restituido como presidente o que se convoquen nuevas elecciones

El ex presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha vuelto a incidir en sus teorías sobre el supuesto fraude electoral de las pasadas elecciones de 2020. Así, a través de Truth Social, la red social creada por él mismo, pidió una vez más que se le declarara ganador de dichos comicios o bien que se celebren inmediatamente nuevas elecciones. Esta vez, en cambio, ha señalado directamente al FBI al considerar que tuvieron un papel relevante en su derrota electoral.

Tal y como ha dicho en una publicación en la red social, aseveró que «el FBI enterró la historia del computador de Hunter Biden antes de las elecciones sabiendo que, si no lo hacían, Trump hubiera ganado fácilmente», lo que supone, según él, un «fraude» y una «injerencia electoral».

Aquí, Trump está haciendo referencia al ordenador de uno de los hijos del presidente Joe Biden, Hunter Biden, que supuestamente se dejó olvidado en un local de Delaware para que fuera reparado y que tendría datos privados sobre su vida y su negocios que se habrían filtrado a la prensa, que publicó varias cuestiones relacionadas, como que habría facilitado una reunión entre Joe Biden cuando era vicepresidente de Barack Obama y Vadym Pozharsky, asesor de una empresa ucraniana.

Trump ha lanzado este órdago tras las declaraciones de Ron Johnson, senador republicano, que dijo que oficiales del FBI pidieron a sus agentes no investigar el ordenador personal de Hunter Biden durante unos meses, según el propio senador, para no influir en el proceso electoral. También ha coincidido con las declaraciones de Mark Zuckerberg, fundador de Facebook, en el podcast de Joe Rogan donde dijo que el FBI les instó a guardar cautela sobre la cuestión por sospechas de formar parte de una campaña de desinformación rusa, por lo que las publicaciones sobre el caso fueron restringidas.

El FBI, en el foco de Trump

El caso del ordenador de Hunter Biden lleva salpicando la política estadounidense desde 2019, siendo un arma política común para el Partido Republicano y muy especialmente para Donald Trump, siendo el punto de partida de multitud de teorías y suposiciones, con mayor o menor fundamento.

Como añadido, el FBI ha estado también en el foco de los seguidores de Trump. Y es que el FBI registró la mansión de Ma-a-Lago del ex presidente el pasado lunes 8, provocando una serie de reacciones que van de la mano del asalto al capitolio el pasado 6 de enero de 2021. El registro se hizo efectivo tras la autorización de un tribunal en la causa abierta contra el ex mandatario ultraderechista por mal manejo de documentos clasificados al haber sustraído dichos documentos aludiendo al privilegio ejecutivo de los presidentes en vez de entregarlos al archivo histórico.

Esto ha provocado una reacción en sus seguidores, que han llegado incluso a pedir alzarse en armas y provocar una guerra civil a través de redes sociales, además de realizarse varias concentraciones de protesta, una de ellas con gente armada, como la que se hizo frente a las dependencias del FBI.

Pese a todo, tanto Trump como su entorno están bajo una investigación por, al menos, tres delitos graves: obstrucción a la Justicia, destrucción de documentación y vulneración de la Ley de Espionaje. Todo ello podría costarle la cárcel, lo que ha animado a sus seguidores a radicalizarse, lo que ha sido aprovechado por Trump, que durante el congreso de la CPAC soltó un discurso donde retomaba las teorías de la conspiración del fraude electoral.

Trump culpa al FBI de la victoria de Biden y reclama ser restituido como presidente o que se convoquen nuevas elecciones

Adrián Juste

Jefe de Redacción de Al Descubierto. Psicólogo especializado en neuropsicología infantil, recursos humanos, educador social y activista, participando en movimientos sociales y abogando por un mundo igualitario, con justicia social y ambiental. Luchando por utopías.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.