PP y PSOE rompen las negociaciones sobre la renovación del Poder Judicial por el veto a Podemos

Finalmente las negociaciones sobre el Poder Judicial abiertas entre el Partido Popular (PP) y el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) que se habían recuperado la semana pasada tras una llamada de Pedro Sánchez, presidente del Gobierno de coalición, al líder de la oposición Pablo Casado, se han roto este viernes.

Ambos partidos han declarado que las negociaciones han llegado a un punto donde las posiciones son irreconciliables. Por lo tanto, no se ha fijado fecha para retomar las negociaciones.

Con esto se frustra la idea de un pacto global entre el PP y el PSOE y sus socios de este que debían renovar diferentes organismos del estado: Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), un tercio del Tribunal Constitucional, el Defensor del Pueblo, el Tribunal de Cuentas y la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD).

El único acuerdo satisfactorio fue el acuerdo para la renovación de RTVE alcanzado ayer y que sigue vigente.

El hecho que parece haber dado al traste la negociación es la posición inflexible sobre la entrada en el pacto de Unidas Podemos. El PP ya había anunciado como condición para negociar que Podemos no debía formar parte de la renovación del Consejo General del Poder Judicial.

Pese a esto, desde la formación liderada por Pablo Iglesias se siguió presionando para evitar un acercamiento excesivo del PSOE al PP que les excluyera. Así, en el acuerdo de Podemos con el PSOE obtendrían 2 delegados, además de 1 delegado para Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) y 1 para el Partido Nacionalista Vasco (PNV).

Vicky Rosell y el Juez de Prada, obstáculos insalvables

Originalmente este acuerdo se daba por zanjado por la mayoría de los distintos responsables. Pero una serie de vetos cruzados han dinamitado el acuerdo.

El PP se ha mantenido firme sobre que Podemos no tuviera cuota en las renovaciones, aunque esta cuota fuera cedida por el PSOE. Así, el PP ha vetado los dos nombres cercanos a la formación morada.

El primero de estos nombres es el juez Ricardo de Prada: “En este momento se constatan diferencias importantes que impiden alcanzar cualquier tipo de acuerdo. Entre otras, el PSOE ha planteado que el juez de Prada forme parte como vocal del consejo”, dicen desde el PP. “Este juez no ha sido elegido por sus compañeros dentro del turno judicial ni ha recogido avales para ello. Por tanto, se trata de un fraude de ley, un juez que pretende entrar al consejo por la puerta de atrás, por el turno de juristas, sin haber recabado los avales suficientes de sus compañeros. El PP mantendrá la coherencia en las condiciones planteadas. La pelota está en el tejado del PSOE”.

El juez Ricardo Prada, magistrado de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional desde los años 90, se convirtió en un problema para el PP cuando recusó a los magistrados Concepción Espejel y Enrique López, obligando a que tuvieran que abandonar el tribunal del caso Gürtel por su cercanía con el PP.

El segundo veto es a la Delegada del Gobierno de Violencia de Género, la jueza en excedencia Vicky Rosell. Rosell ha sido dos veces diputada de Podemos, teniendo que dimitir la primera vez por la trama creada por el juez Salvador Alba en connivencia con el ex ministro Soria. Esta trama imputó a Vicky Rosell, obligándola a dimitir para defenderse.

Posteriormente y fruto de las investigaciones se corroboró en efecto la existencia de una trama corrupta contra Vicky Rosell, donde el juez Salvador Alba había sido parte fundamental, siendo encontrado culpable de prevaricación, cohecho y falsedad documental.

Finalmente fue condenado a 6 años de prisión, 18 de inhabilitación y una multa de 60.000€, mientras que Vicky Rosell fue exonerada de todas las acusaciones.

4 años de bloqueo

El presidente del Tribunal Supremo y del CGPJ, Carlos Lesmes, preside el acto de apertura del año judicial en el Tribunal Militar Central. Autor: Gabriel Pasamontes/Ministerio de Defensa. Fuente: Flickr (CC BY-NC-ND 2.0.)

Actualmente, el Consejo General del Poder Judicial lleva bloqueado desde 2017, donde expiró su mandato. La falta de voluntad del PP por renovar el órgano ha impedido realizar este trámite.

Este órgano cuenta con una mayoría de jueces nombrados por el partido conservador y sigue además realizando los nombramientos de los nuevos magistrados.

Los distintos acercamientos del PSOE a una renovación del órgano han fallado y su actual presidente sigue siendo Carlos Lesmes, quien fue Director General de Justicia con José María Aznar. Muchas voces señalan que la actual composición del Consejo General del Poder Judicial favorece al PP en sus juicios pendientes al tener una mayoría y estar aun juzgándose casos de corrupción de los populares, como en el caso de Luis Bárcenas, extesorero del PP.

Ante este bloqueo, el gobierno de coalición amenazó con hacer una reforma del Poder Judicial que reduciría la mayoría cualificada del Congreso (razón por la que solo un acuerdo PP y PSOE puede alcanzar la reforma), pasando este trámite a una mayoría simple (la mayoría con la que sí cuenta el PSOE al sumar todos los socios de la moción de censura).

El problema de esta reforma es que atacaba la separación de poderes y facilitaba en un futuro que cualquier gobierno pudiera cambiar fácilmente a los magistrados.

Además sufrió una dura reprobación de Europa por los mismos motivos, ya que un cambio de este calado se acerca al que han realizado democracias iliberales como Polonia.

Por ello PSOE y UP retiraron esta ley y acordaron una nueva ley que limitaría el Poder del Consejo General del Poder Judicial una vez su mandato hubiera caducado, no pudiendo nombrar nuevos jueces mientras este en excedencia.

Aunque la reforma ha sido criticada por el actual Consejo General del Poder Judicial, ha encontrado un amplio respaldo en el Congreso, ya que de esta forma, argumentan sus defensores, no se actuaría contra la separación de poderes ni contra el Consejo General del Poder Judicial, sino que evitaría que un órgano en funciones con una mayoría conservadora que ya no existe siguiera haciendo nombramientos.

Por su parte los detractores de esta medida aseguran que es “un chantaje” para forzar una negociación que renueve el órgano.

Enlaces y fuentes:

– Foto de portada: Pedro Sánchez se reúne con Pablo Casado. Autor: La Moncloa – Gobierno de España, 02/09/2020. Fuente: Flickr (CC BY-NC-ND 2.0.)

Juan Francisco Albert

Director de Al Descubierto. Estudiante de Ciencias Políticas y máster en Política Mediática. Apasionado del estudio y análisis del hecho político, con especial interés en el fenómeno de la extrema derecha, sobre la que llevo formándome desde 2012. Firme defensor de que en política no todo es opinable y los datos, fuentes y teorías de la ciencia social y política deben acompañar cualquier análisis.

Un comentario en «PP y PSOE rompen las negociaciones sobre la renovación del Poder Judicial por el veto a Podemos»

  • el 26 febrero 2021 a las 22 h 51 min
    Enlace permanente

    VOX, debia ser ilegalizado, por ser un partido xenófobo, racista y facista.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *