8 miembros de Vox Extremadura abandonan el partido por utilizar técnicas totalitarias

8 miembros de Vox Extremadura abandonan el partido de extrema derecha por ser “antidemocrático”, “sin principios”, que “somete a los afiliados a técnicas totalitarias, exentas de las mínimas garantías legales exigidas por ley”. Entre ellos se encuentra el que fue candidato de la formación ultraderechista a la presidencia de la Junta de Extremadura, Juan Antonio Morales; el concejal pacense que tuvo que ser readmitido en el partido tras la publicación de una sentencia, Alejandro Vélez; la concejala de Vox en Lobón María Isabel Gragera y los cinco ediles en Guadiana, entre los que se incluye el exalcalde Antonio Pozo.

Su partida no ha sido silenciosa, como era de esperar tras meses de enfrentamiento entre los representantes regionales y la dirección nacional. Por el contrario, denuncian que el partido ha contratado a detectives para investigar la vida privada de concejales y que permita el “chiringuito” de Ortega Smith en el Ayuntamiento de Madrid, aunque también critican que la formación reniegue del franquismo.

Concretamente, los de Vox Extremadura describen la disciplina interna como “una apisonadora” que se aplica “de manera caprichosa” por parte de la Secretaría General, sin respetar derecho alguno de los afiliados y sin haber garantías de contradicción o defensa, incumpliendo “de manera flagrante la normativa sobre protección de datos de los afiliados”.

En este sentido, los concejales y el candidato a la presidencia autonómica han expresado a través de un comunicado que han sido objeto de “técnicas indecentes, como el intento de investigaciones personales, mediante la contratación de detectives privados, con el objeto de hacer público algún aspecto de la vida privada del investigado, y así anularlo políticamente”, en referencia a Vélez, expulsado hasta febrero de 2021. Estas prácticas que relatan ya han sido denunciadas a nivel interno, dado que enviaron todas las pruebas pertinentes a la Secretaría General, a la Vicesecretaría de Organización y al Comité de Garantías. Sin embargo, no hubo ninguna reacción ni se puso en marcha algún tipo de investigación interna.

En consecuencia, afirman que es un partido que “engaña a los españoles apropiándose del franquismo cuando les interesa electoralmente”, como “hicieron en las elecciones de Andalucía”, para posteriormente “renegar de él”. Asimismo, acusan a la formación liderada por Santiago Abascal de “aplicar sin pudor la infame Ley de Memoria Histórica contra sus afiliados”, “al abrir expedientes por exaltación del franquismo, por publicar obras del Plan Badajoz en las redes personales o por haber denunciado a los socialistas”.

Esto debió molestar especialmente a los ediles del municipio de Guadiana, hasta enero de 2020 conocido como Guadiana del Caudillo y cuyo nombre se negó a modificar Antonio Pozo para aplicar la Ley de Memoria Histórica. Cabe destacar que Pozo fue galardonado en dos ocasiones por la Fundación Francisco Franco y que ha encabezado diversas manifestaciones a favor del dictador y su legado. También es oportuno recordar el 41% de los votos que obtuvo Vox en dicho municipio en las elecciones municipales de 2019, siendo éste uno de sus mejores resultados en toda España. Además, hace menos de una semana, Vélez pidió en el Pleno del Ayuntamiento de Badajoz que se pusiera una estatua en honor a Franco por haber puesto en práctica la reforma agraria.048c8b

Por otro lado, también cargan contra los chiringuitos y las subvenciones públicas a los que “por cálculos electoralistas repiten que renunciarán” puesto que, a la hora de la verdad, no lo cumplen. En su lugar, hay ejemplos como “el chiringuito montado en el Grupo Municipal del Ayuntamiento de Madrid por el secretario general, Javier Ortega Smith, que cuesta más de 600.000 euros al año para pagar a seis asesores y a siete secretarios administrativos… 13 enchufados para asistir a cuatro concejales”, según denuncian.

A partir de ahora, los concejales pasarán a ser no adscritos en sus respectivos ayuntamientos. Así pues, de los 12 concejales que obtuvo Vox en la provincia de Badajoz en las elecciones municipales de 2019, ya solo quedarán 5.

La polémica expulsión de Vélez como concejal de Vox Extremadura

Alejandro Vélez de Vox Extremadura visitando, el Domingo de Ramos, la Hermandad y Cofradía de la Entrada Triunfal de Cristo en Jerusalén (Santísimo Cristo Rey), Santísimo Cristo de la Paz y Nuestra Señora de la Palma. Fuente: Twitter
Alejandro Vélez de Vox Extremadura visitando, el Domingo de Ramos, la Hermandad y Cofradía de la Entrada Triunfal de Cristo en Jerusalén (Santísimo Cristo Rey), Santísimo Cristo de la Paz y Nuestra Señora de la Palma. Fuente: Twitter

Los concejales también han afirmado que Vox es un partido “anticonstitucional” que “no se somete al Estado de Derecho” y que no se considera “afectado por las decisiones judiciales, incumpliendo así el artículo 118 de la Constitución Española, ya que consideran que están por encima de ellas”, pues así lo demostró la expulsión inicial de Alejandro Vélez de la formación ultraderechista. El único edil de Vox que forma parte de un equipo de Gobierno en una capital de provincia de toda España recurrió esta decisión y recientemente una sentencia le ha dado la razón.

El Juzgado de Instrucción número 7 de la capital pacense estimó íntegramente la demanda interpuesta por Vélez, quien fue expulsado del partido por mantener como asesor a Morales, candidato a la presidencia autonómica de la formación y antiguo secretario general del Partido Popular en badajoz, y a Pozo, exalcalde de Guadiana.

Aunque, en su momento, Morales defendía que la expulsión no se debía a su contrato, a dedo y dependiente del alcalde del PP de Badajoz, dado que “la realidad es que Ortega Smith tiene cinco o seis asesores en Madrid y no ha entrado en el Gobierno.

En Cáceres hubo un asesor para Vox cuando teníamos al concejal, en Mérida lo hay y en Almendralejo llegamos al acuerdo de que hubiera dos asesores, aunque al final no fraguó porque gobernó el PSOE. Asesores hay en todos los ayuntamientos y asambleas legislativas. Ayer en el Congreso han nombrado como tal a Kiko Méndez Monesterio. También los tienen en Andalucía. Es un sinsentido que Vox diga que no quiere asesores”.

Vélez, concejal delegado de Limpieza, Poblados y Parque Móvil del Ayuntamiento de Badajoz, fue readmitido en el partido ultraderechista el pasado febrero, cuando una sentencia anuló la expulsión refrendada por el Comité Ejecutivo Nacional. Sin embargo, desde entonces ha sido ignorado por la dirección general de la formación de extrema derecha, que le ha dejado solo ante los ataques que ha recibido.

La dirección de Vox ya se ha pronunciado diciendo que su salida definitiva y la de otros 7 miembros de Vox Extremadura solo confirma la decisión que “ya tomó en su momento el Comité de Garantías imponiendo las sanciones disciplinarias de expulsión de estas personas”.

Enlaces y fuentes:

– Foto de portada: El candidato de Vox Extramdura a la Junta en 2019, Juan Antonio Morales; el candidato en la localidad de Guadiana, Antonio Pozo; y el edil de Badajoz, Alejandro Vélez. Autor: Captura de pantalla realizada el 07/04/2021 a las 12:20. Fuente: Twitter.

Silvia Moreno

Noticias de actualidad y articulista. Graduada en Periodismo, máster en Teoría Política y doctorando en Ciencias Políticas y de la Administración. Con especial interés por cuestiones relacionadas con la memoria histórica y por la investigación geopolítica en torno a movimientos políticos y sociales en Internet.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *