El hombre que envió la navaja a Reyes Maroto es un votante de Vox que había enviado más de 800 mensajes a Maldita.es

El medio Maldita.es destapa la incesante actividad del hombre que envió una navaja ensangrentada a la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto. Dicho sujeto, que había enviado más de 800 mensajes al buzón de denuncias de la agencia de verificación desde septiembre de 2020, es un aristócrata madrileño que defiende fervorosamente su simpatía hacia Vox.

Tras darse a conocer el contenido del mensaje que había recibido la ministra el pasado lunes, el diputado de EH Bildu en el Congreso Jon Iñarritu confirmó, a través de sus redes sociales, que él también recibió una carta firmada por el mismo remitente el 11 de marzo, cuyo contenido era un DVD con una película de Agatha Christie y varias hojas escritas que no había logrado descifrar.

Además de Reyes Maroto: amenazas a otros cargos públicos

Este martes, la redacción de Maldita.es recibió dos nuevos mensajes a través de su chatbox de Whatsapp: en uno se encontraba la fotografía de una navaja, un mando de televisión, un libro y un cortauñas; el segundo era la foto de un sobre destinado al jefe del Departamento de Seguridad Nacional, Miguel Ángel Ballesteros.

La coincidencia con la letra de los mensajes que llevaban recibiendo durante meses permitió descubrir que los datos sobre este individuo coincidían con la persona a la que había identificado la policía. Además, el residente en El Escorial también habría enviado una amenaza a la embajada de Turquía en Madrid dirigida a su Primer Ministro, Recep Tayyip Erdogan, según ha publicado elDiario.es.

Otras personas que también habrían recibido misivas de esta índole habrían sido ministros como Carmen Calvo, Margarita Robles o Grande-Marlaska; el presidente del Consejo General del Poder Judicial Carlos Lesmes; las embajadas de Alemania, Bélgica y Suecia; o los exministros Salvador Illa y Luis de Guindos.

En los mensajes enviados a Maldita.es, además de enviar sus fotos personales y capturas de su propio carné de abogado en contra de las recomendaciones del medio para proteger la privacidad de los usuarios, el susodicho tenía especial interés por argumentar las razones políticas de sus mensajes y las preocupaciones que le llevaban a enviarlos.

Seguidor y votante de Vox

Así pues, a parte de declarar que él y su familia eran votantes de Vox “en contra de Casado”, explicaba en varios de sus textos que “el monto de los que apoyamos al partido de AN Marie Le Pen [sic] en Francia o a Vox en España, la mayoría ciertamente, no somos neonazis ni fascistas, sino simplemente apoyamos estas alternativas porque son anti (Euro)c(Ratas) y la verdadera oposición o contrincantes de los partidos ‘tradicionales’ de siempre de la derecha el centro o la izquierda que gobiernan o persiguen los mismos fines”.

Utilizando los grandes argumentos más populares del discurso de odio de Vox justificaba las cartas amenazantes como la que envió a Reyes Maroto, aunque en muchas ocasiones sus mensajes carecían de coherencia y sentido.

Al parecer, una de sus principales preocupaciones era desvincular a Vox de la denominación de fascista y atenuar la fuerza de los neonazis presentes en la agrupación. “Cabe que un gre(cus)pulo de neonazis de adhieran al mismo (en realidad los neonazis son muchos menos de los que nos quieren hacer creer aunque metan mucho ruido)”, explicaba en uno de sus mensajes.

Por otro lado, también se mostraba consternado por otros de los temas típicos en los que Vox hace hincapié, como puedan ser los menores no acompañados, la violencia machista (a la que se refiere como intrafamiliar) o la defensa de Pérez de los Cobos. Asimismo, no duda a la hora de referirse a Pablo Iglesias como “el converso de la coleta” y de afirmar que el partido de Santiago Abascal es “la única alternativa viable” frente al “búnker Sánchez-Casado-Iglesias”.

No obstante, Maldita.es ha desmentido la información de Público relacionada con el parentesco familiar del remitente de 65 años, diagnosticado de esquizofrenia, con el diputado de Vox Iván Espinosa de los Monteros, quien había amenazado con emprender acciones legales.

También es destacable que, por el momento, la Policía no ha encontrado ninguna vinculación entre los mensajes enviados por el aristócrata madrileño hacia Reyes Maroto y las amenazas con munición dirigidas al ministro del Interior, Grande-Marlaska, al candidato de Podemos Pablo Iglesias o a la directora de la Guardia Civil, María Gámez.

Silvia Moreno

Noticias de actualidad y articulista. Graduada en Periodismo, máster en Teoría Política y doctorando en Ciencias Políticas y de la Administración. Con especial interés por cuestiones relacionadas con la memoria histórica y por la investigación geopolítica en torno a movimientos políticos y sociales en Internet.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *