Pelotas de goma, gas pimienta, porrazos a ancianos y una tanqueta: protestas en Cádiz continúan pese a la violencia policial

La huelga del sector del metal en Cádiz continúa después de una semana sin interrupciones en lo que ya es la novena jornada desde que dieron comienzo. Los trabajadores se encuentran en las calles para luchar por sus derechos laborales. Las principales fábricas están inactivas y las carreteras están cortadas. La situación no mejora debido al bloqueo de la negociación entre la patronal y sindicatos para renovar el convenio colectivo, el principal escollo entre ambas partes.

Todo se remonta al pasado jueves, día en que se reunió de nuevo la mesa negociadora para intentar llegar a un nuevo acuerdo, el cual terminó sin resultado.

Por una parte, la Federación de Empresarios del Metal de Cádiz (Femca) acusó a los sindicatos mayoritarios de un fuerte «inmovilismo». Mientras que, Comisiones Obreras (CCOO), culpó a la patronal de no haber hecho absolutamente «nada» y de abandonar la mesa con una «actitud irresponsable».

CCOO manifestó el pasado miércoles que no abandonaría la protesta hasta que se llegase a un «acuerdo base».  Al mismo tiempo, la Unión General de Trabajadores (UGT) se pronunció de la misma forma.

A lo largo de las diferentes jornadas, los choques entre las fuerzas policiales y los huelguistas se ha ido recrudeciendo, dejando grabaciones e imágenes donde se ha denunciado un abuso policial y un uso desmesurado de la violencia, que incluye el uso de pelotas de goma, gas pimienta y una tanqueta blindada.

¿Qué es lo que piden los trabajadores del metal?

Cádiz es la segunda provincia con más paro de España, con un 23,16%. Las empresas se han aprovechado históricamente de esto y, los  sindicatos y los trabajadores, llevan aproximadamente tres décadas reclamando unas mejoras en sus derechos laborales. Cádiz ha sido, y es, una ciudad que ha sido sede de varias reivindicaciones y escenario de protestas que, en muchos casos, han acabado en cargas policiales.

Una de las principales reivindicaciones del sector es la actualización del sueldo, ya que el IPC en estos momentos está en su pico más alto de los últimos 29 años.

«Lo que pedimos es no perder poder adquisitivo ni ahora ni en los próximos años, por lo que la subida salarial debe estar vinculada al IPC», expuso la semana pasada el secretario general de UGT FICA Cádiz, Antonio Montoro. 

Los sindicatos reclaman una subida de un 2% del salario este año, medio punto más para el 2022 y un incremento final hasta el 3% en 2023. No obstante, la patronal ha propuesto una subida del sueldo menor: un 0,5% para este 2021, siete décimas más para el año próximo y que se consolide en un 1,5% en 2023. En la práctica, esto redundaría en un mayor beneficio empresarial y en una pérdida de poder adquisitivo del personal.

Así, los sindicatos consideran que es una propuesta insuficiente. Por todo esto, se ha convocado una huelga general indefinida con protestas y manifestaciones día tras día desde hace una semana aproximadamente. Se ha abierto también una caja de resistencia para poder sostener a las familias mientras los trabajadores renuncian a acudir a sus puestos de trabajo.

Abuso policial contra los trabajadores en Cádiz

Ayer, durante la octava jornada consecutiva de huelga indefinida de los trabajadores del metal en la provincia española de Cádiz, se produjeron cargas policiales. Los agentes de las unidades de antidisturbios utilizaron gas pimienta y pelotas de goma contra la manifestación de trabajadores y estudiantes.

Uno de los episodios más polémicos del día de ayer fue cuando apareció en la zona de las manifestaciones una tanqueta blindada de la Unidad de Intervención Policial (UIP). Una medida fuertemente criticada por los trabajadores que estaban presentes y, sobre todo, en las redes sociales. Ambos grupos de personas han entonado eslóganes como: «Somos trabajadores, no delincuentes».

Otro episodio fuertemente criticado donde el abuso policial alcanza un nivel crítico, un señor de unos 70 años es golpeado por varios policías estando totalmente indefenso.

No obstante, son solo dos ejemplos de otras muchas grabaciones que han circulado por redes sociales y que han servido para denunciar el uso desmesurado de la violencia contra los manifestantes.

Críticas a las cargas policiales y el uso de la tanqueta

Diferentes partidos políticos y personalidades han criticado los escenarios vividos en los últimos días. En primer lugar, los socios de gobierno, Unidas Podemos, ha pedido explicaciones al Ministerio del Interior por el despliegue de un blindado de la Unidad de Intervención Policial (UIP) ante las protestas de los trabajadores del sector del metal en Cádiz.

La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, trasladó este lunes su malestar en el seno del Ejecutivo por la utilización de este medio, al tiempo que llamó al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, para pedirle su retirada.

La propia Díaz ha informado de su conversación con Marlaska en declaraciones a los periodistas en el Congreso, donde ha recordado que los manifestantes «no son delincuentes», sino que están «legítimamente defendiendo sus derechos». «Estamos hablando de derechos fundamentales», ha manifestado.

No ha sido la única personalidad de Unidas Podemos que ha manifestado su apoyo a los trabajadores gaditanos y ha pedido la retirada de la tanqueta. Algunos diputados como Jaume Asens, de En Comú Podem; Juan Antonio Delgado, de Unidas Podemos por Cádiz e Ismael Cortés, de En Comú Podem, lo han manifestado durante sus discursos en el hemiciclo el pasado martes.

Por supuesto, el alcalde de Cádiz, José María González, apodado Kichi, acudió a solidarizarse con la causa. También Joan Baldoví, diputado de Compromís; Gabriel Rufián, de ERC; o Iñigo Errejón, de Más País, han puesto mensajes en redes sociales no solo criticando la actuación policial, sino señalando el agravio comparativo de la conducta de las fuerzas de seguridad del estado en función del tipo de manifestación o concentración.

Concretamente, Gabriel Rufián ha dicho: «Selfies para los fascistas de en el barrio de Salamanca y tanquetas para los trabajadores de Bahía de Cádiz». Y es que la relación entre los cuerpos de policía de España, sectores ultraconservadores y actuaciones policiales con sesgo ideológico llevan tiempo estando en el ojo del huracán junto a la imperiosa necesidad de derogar la Ley de Seguridad Ciudadana, más conocida como Ley Mordaza.

A estas reivindicaciones se han sumado multitud de activistas al margen de las fuerzas políticas institucionales señalando, efectivamente, que la conducta de las fuerzas policiales no es la misma dependiendo de qué tipo de manifestación se trate, siendo bastante más indulgentes con protestas de carácter ultraderechista que con otras con tintes más progresistas, como podría ser las que sucedieron en favor de Pablo Hásel y que fueron denunciadas por el empleo de maniobras policiales que buscaban la disolución por la fuerza.

Una vez más, las críticas por la hipotética relación entre policía, abuso policial y sesgo ideológico vuelven a regar unas protestas que, por lo que parece, continuarán el resto de la semana.

Desde Interior, no obstante, han defendido las actuaciones policiales, incluyendo el uso de la tanqueta.

Enlaces y fuentes:

– Foto de portada: Antidisturbios golpeando a un anciano. Autor: Fonsi Loaiza, 24/11/2021. Fuente: Twitter @fonsiloaiza

Moisés Pérez

Graduado en filología hispánica y futuro profesor de secundaria. Apasionado por la política, la sociología y la educación. Convencido de que con la política y la educación se puede cambiar el mundo. Amante del rigor informativo y del análisis de datos para combatir las "fake news"

Un comentario en «Pelotas de goma, gas pimienta, porrazos a ancianos y una tanqueta: protestas en Cádiz continúan pese a la violencia policial»

  • el 24 noviembre 2021 a las 13 h 14 min
    Enlace permanente

    Mi colaboración por unos medios independientes para anular la propaganda pronazi de la mayoría de los medios de comunicación.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.