Fernando Madina (Reincidentes): «La extrema derecha me la pela, son cuatro descerebrados que están mintiendo a la gente diez millones de veces hasta que se lo crean»

Fernando Madina es el cantante y bajista de la banda sevillana de punk-rock Reincidentes, creada en 1987 y una de las más influyentes del género en España. Nacido en Venezuela (con doble nacionalidad) ha dedicado su vida a la música a través de una larga trayectoria que se remonta a 1981, con letras que siempre han tenido un cariz reivindicativo.

Han destacado por su defensa de la mal llamada «piratería», de las condiciones laborales de los jornaleros andaluces, por su crítica a los medios de comunicación… entre otras causas.

Al Descubierto: Muy buenas, Fernando Madina, muchas gracias por acceder a la entrevista. En primer lugar, ¿qué es para ti, Reincidentes?

Fernando Madina: Reincidentes es mi forma de vida. Se juntan, por un lado, mis amistades de la Secundaria, Manuel y Barea, que son los miembros originarios de la banda, y tirarte así durante 35 años, más de media vida mía… al final lo que resulta es un sueño hecho realidad, el poder hacer música permanentemente y el tener la suerte de que a la gente le haya y le siga gustando.

AD: Un poco para que la gente conozca Reincidentes y lo que significa. ¿Cómo empezó todo?

FM: Formábamos parte de la banda Incidente local, donde Barea era bajista, Manuel era batería y yo cantante nada más. Esa banda se deshizo y nos quedamos Barea, Manuel y yo, y los tres intentamos afianzarnos como Reincidentes.

Evidentemente hacía falta gente y Barea se pasó a la guitarra y yo me pasé al bajo y a vocal. Pasó más gente por allí y, junto con Selu al saxofón, nos estabilizamos como banda relativamente pronto. Teníamos ganas de hacer cosas, éramos bastante organizados, no era nada caótico el asunto, por eso creo que también nos fue relativamente bien.

AD: Más de 30 años tocando, 20 discos donde tocáis muchos temas como por ejemplo el feminismo, ecologismo, jefatura de estado, críticas al sistema económico, la religión, habéis dado voz a mucha gente que no tiene voz ya sea dentro del estado español o de otros países, ya sea poniéndoles nombre o de forma más genérica… ¿Hay algo que no hayáis tratado y que todavía os quede por escribir?

FM: Seguro que sí, nos habremos dejado cosas en el tintero, pero lo importante es darse cuenta que tanto los problemas, el ser humano, los sistemas políticos, o las sociedades, son cosas cambiantes, no hay ninguna rigidez en su crecimiento y su transformación. Todo tiene su cambio, y se puede enfocar desde perspectivas más genéricas a otras donde se pone el dedo en cosas más concretas.

También hemos hecho canciones más cortas, con mucho fush de repente y que son pildorazos que a veces no son tan profundos a nivel de lírica. Pero vamos, que hay muchas maneras de hacer música y letras y de conservar cierto compromiso que siempre hemos buscado. Ese compromiso ha sido cambiante, ya que nosotros también somos sujetos activos que crecemos, evolucionamos, que no vemos las cosas igual respecto a hace 25 años.

Hay mucho siempre donde rascar, siempre digo que hemos tenido la aspiración de ser fotógrafos de nuestra realidad, bajo un prisma absolutamente independiente. Nadie nos pone voz excepto nosotros mismos.

Subir al escenario implica tener un altavoz un poco superior respecto a otras profesiones u otro tipo de actividades vitales que pueden tener una categoría moral e intelectual mayor pero no disponen de ese altavoz

AD: Yendo a los años 80 o 90 y mirándolo en mirando en retrospectiva a grupos como Reincidentes, nos sorprende la capacidad de predecir o al menos denunciar ciertos temas tabú, o que al menos hasta ese momento no estaban en la agenda mediática.

Es sorprendente que en los 80 y 90 se criticara a la monarquía cuando era muy popular, se hablara del aborto, del maltrato hacia la mujer, la violencia de género… cuando por cualquiera de las anteriores te podían tachar de loco y exagerado. Me parece sorprendente como grupos como el vuestro han sido capaces de visibilizar problemas que quizás gran parte de la sociedad no quería o no podía ver. Fernando Madina, ¿cómo os enteráis y cómo os inspiráis para hablar de ello en vuestras canciones?

FM: Lo que más nos motiva cuando vamos a escribir una letra o hablar de un tema en concreto es la observación. Es lo que te decía antes de la fotografía: si eres observador, analizas, tienes conciencia crítica y autocrítica, entonces sabes localizar donde están los problemas a los que se enfrentan todos y todas los habitantes de este planeta.

La manera de relacionarnos, la creación de instituciones de poder dentro del estado, de ideologías… y el papel que tiene cada colectivo humano en la sociedad es algo que es verdad que se estudia pero no es necesario tener estudios para ello: no somos gente de formación universitaria. Yo creo que tampoco es estrictamente necesario tener formación universitaria para hacer estudios que analicen lo anterior, es como el cabrero que no ha pisado una escuela y es más listo que ninguno…

Esa observación es la que te lleva que esto [el tema y letra de la canción] pueda salir por aquí o por allí. Te puedes equivocar un millón de veces, pero bueno, el ser mente inquieta respecto al devenir de nuestra especie en este planeta, tener ganas de leer, viajar… todo eso influye a la hora de construir tu composición, una composición más completa si conoces más gente, si viajas, si lees, si te instruyes,.. es algo no tiene que ver con la música, tiene que ver con la persona.

AD: ¿El público crees que lo entendía y lo entiende?

FM: Sí que lo entiende y lo entendió. Reincidentes no es que fuéramos unos iluminados, ni hemos sido una gente que se haya dado cuenta de algo que otros no.

Yo creo que todos estábamos interesados en vivir en un mundo más justo, más libre, más igual. Un mínimo de inquietud siempre hay y a nosotros si no nos hubieran entendido, no estaríamos donde estamos ni seríamos los que somos.

Mucha gente diciendo que se ha guiado por nosotros y bueno… nosotros no somos más que nadie, ha sido un proceso que hemos compartido con mucha gente. Sí es verdad que subir al escenario implica tener un altavoz un poco superior respecto a otras profesiones u otro tipo de actividades vitales que pueden tener una categoría moral e intelectual mayor pero no disponen de ese altavoz del que hemos tenido nosotros.

AD: ¿Qué diferencias ves del Reincidentes de los años 80 respecto al actual?

FM: Principalmente, todos tenemos más de 50 años y eso se nota física y mentalmente. Por otro lado, cuando uno hace una cosa muchas veces, pues tiene a hacerla mejor si se lo propone y Reincidentes siempre se propuso tocar y sonar un poco mejor, siempre subiendo escalones, sin ser un mecanismo ambicioso pero como mecanismo de búsqueda para hacerlo mejor, y creo que eso se ha notado.

Tú ves los discos oficiales de la banda y como están construidos o como suenan por la variedad de estilos o como suenan las composiciones de un tiempo a esta parte y verás que hay una evolución. Aunque el punk-rock sigue siendo la base constituyente en lo troncal, está claro que se nota una evolución y un trabajo.

Siempre nos ha gustado y nos sentimos privilegiados como seres humanos por poder trabajar en una cosa como la música que nos alucina y no cerramos la puerta ni al esfuerzo, ni a la inquietud, ni a la curiosidad.

AD: Y respecto al Reincidentes de hoy, ¿qué tal está con el tema de la pandemia mundial?

FM: A eso no se adapta nadie, estamos igual de cansados que todo el mundo. Primero que perteneces al mundo en general y que ves cómo ha muerto muchísima gente: gente mayor, gente que conocías,… y hombre, es un palo.

Por otro lado el mundo de la cultura y los que vivimos de la «multitud» ha sido muy difícil ya que nos interesa tocar, no ha habido ayudas apenas, no hemos podido tocar… y mira que no hemos parado. Hemos hecho acústicos con aforos reducidos, por ejemplo. Pero eso no te da, eso te da para sentirte artista y no olvidarte que estás ahí pero se lleva difícil, con muchísima inquietud y con mucho miedo, a modo de «joder, qué coño está pasando que no levantamos cabeza aquí para poder trabajar y ofrecer a nuestra gente nuestras canciones».

AD: Quizás habéis aprovechado para hacer algún proyecto que tuvierais en standby o utilizar plataformas digitales…

FM: Hemos hecho algo en streaming que luego se convirtió en disco y, por otro lado, hemos hecho muchas colaboraciones con otras bandas, singles colaborativos con Capitán Cobarde, con Rozalén, con Kutxi Romero… hemos hecho una gira por casi todo el Estado Español con bolos completamente acústicos y luego otra media gira, lo que nos dio tiempo de hacerlo un poquito más electroacústico…

Latinoamérica tiene dos ejes fundamentales, uno es que es una tierra más desigual porque el sistema económico le ha dado otro papel diferente al de Europa, donde prima la extracción de materias primas y no su desarrollo como pueblo y como estado a través de un neocolonialismo; y otro eje que quizás venga a consecuencia del primero y es una pasionalidad donde todo siempre es un poco más

AD: Media gira hasta que cayó sobre nosotros la variante Ómicron…

FM: Claro, justo cuando estábamos haciendo el repertorio normal, el repertorio potente, pues se metió por medio la Ómicron y se ha parado todo otra vez.

Pero fíjate cómo ha sido lo de la pandemia que por medio un guitarrista se ha ido y ha venido otro, que no es moco de pavo. Esto ha golpeado fuerte en todos los sentidos. Y no ha parado de sucedernos cosas. No hemos parado de hacer movidas y ya hay conciertos firmados para este 2022.

AD: Una de las cosas que encuentro características de Reincidentes es que tenéis un pie en el Estado Español y otro en Latinoamérica, ¿cómo es eso?

FM: Es un poco exagerado pero hay una cosa cierta y es que la respuesta a Reincidentes en el cono sur, en México, Colombia,… ha sido siempre bastante positiva, nos ha sorprendido gratamente cómo nos reciben allí, qué tipo de público hay, la verdad es que es alucinante.

Celebramos mucho el haberlo vivido y el estar viviéndolo.

AD: Quizás se sientan más identificados por las letras de las canciones,…

FM: Creo que simplemente ellos viven el rock de una forma más apasionada como por ejemplo en Argentina o Uruguay, allí tienen una larga trayectoria rockera como público respecto aquí.

Aquí el rock va agachado respecto a otros estilos de música nuevos, pero posiblemente sea el componente pasional, y por nuestra parte también nos gusta, cuando vas a un sitio a 10.000 ó 12.000 km de tu casa donde ya además tienes colegas de otras veces, amigos, amigas, y compartir cosas con ellos, ir conociendo los sitios, vivir una experiencia tan lejos y que la gente te quiera, pues la verdad es que te llena mucho.

AD: ¿Cómo defines Latinoamérica?

FM: Lo llamamos Latinoamérica porque lo que nos une más es el idioma, desde la Baja California hasta la Tierra del Fuego a excepción de Brasil, algunas islas y algunas guayanas, se habla castellano y es eso que tenemos ganado: la comunicación se vuelve más fluida y más fácil y de cara a la música eso también cuenta.

Por otro lado, Latinoamérica tiene dos ejes fundamentales, uno es que es una tierra más desigual porque el sistema económico le ha dado otro papel diferente al de Europa, donde prima la extracción de materias primas y no su desarrollo como pueblo y como estado a través de un neocolonialismo; y otro eje que quizás venga a consecuencia del primero y es una pasionalidad donde todo siempre es un poco más, tiene algo de más humano, para lo bueno y para lo malo.

AD: Y ahora en Europa, en Polonia y Hungría la extrema derecha gobierna, en Ucrania a raíz del conflicto que hay desde el 2014 las milicias neonazis están adquiriendo más relevancia, en Portugal mismo este fin de semana, la extrema derecha ha obtenido el tercer puesto… ¿estamos ante una expansión de la extrema derecha?

FM: ¿No será que los medios de comunicación les están dando más importancia de lo que realmente es?¿Qué es tercera fuerza en Portugal?¿Sacar un 7% de votos cuando el partido que ha ganado ha sacado un 42%?

Yo no por qué se da el mismo volumen de canalización en los medios de información para un partido que saca un 42% y hablas más del que saca un 7%. ¿Qué están buscando los medios de comunicación? A mi la extrema derecha me la pela, son cuatro descerebrados que están intentando mentir a la gente diez millones de veces hasta que se lo crean, se basa todo en la mentira y a pesar de todo sacan un 7% y ahora se habla de ellos, ¿por qué?

AD: Si pero de momento ya han subido respecto a las anteriores elecciones… ¿cómo lo paras cuando tienen tanta visibilidad mediática y los patrones de consumo de parte de la población son los que son?

FM: Habrá que empezar por el principio: quién nos está metiendo la extrema derecha hasta en la sopa, por qué y para qué. Eso es lo que no acabamos de entender. Por qué nos tienen que poner la extrema derecha hasta en las lentejas cuando en realidad son una pandilla de torpes, de gente que no tiene ni dos dedos de frente y parece que compiten para ver quien dice la burrada más grande.

AD: Aquí en España están sosteniendo gobiernos como el de la Comunidad de Madrid, la Región de Murcia, Andalucía…

FM: Bueno, no dejan de ser una escisión, es parte de lo normal, lo que pasa es que aquí en España, la derecha de la que se desgaja la extrema derecha es una extrema derecha ridícula. Si comparas a Casado con Macron, ¡que gobierne Macron! No lo que hay aquí…

Madrid se lo ha estado llevando calentito delante de todo el mundo, robando a espuertas, dándole contratos a todos sus amiguetes, generando una bazofia política y económica terrible… y siguen ganando.

AD: Pero es que las derechas europeas ponen barreras al fascismo al contrario que en España…

FM: Claro pero es que en Noruega no ha habido una dictadura de 40 años, los que estaban mandando en la dictadura son los que montan el PP…

AD: Pero en Portugal sí que gobernó la extrema derecha durante 40 años…

FM: Sí, pero, ¿cual ha sido el resultado de las elecciones? El 70% de los votos ha sido para el centro izquierda y el centro derecha, y la extrema derecha un 7%. Es un país más centrado y más inteligente en ese sentido.

La noticia principal es que el centro izquierda y el centro derecha son el 70% de los votos que se parecen más entre ellos de lo que nosotros creemos y si sumamos los liberales y los que no votan, tienes más de las tres cuartas partes de la población que están en el centro.

AD: Y respecto a lo que decías antes del ruido mediático y la importancia que se le da a la extrema derecha, ¿crees que desde los medios amplificamos más a la extrema derecha de lo que se debiera?

FM: Yo creo que todos y todas colaboramos, pero a esta gente hay que hacerle el vacío.

AD: Claro, pero luego te vienen con bulos y qué haces, ¿les contestas o no les contestas?

Yo no suelo contestar mucho, con nosotros se han metido mucho, en nuestra web, en nuestro Twitter… alguna vez intenté contestar pero en fin, al final te dices a ti mismo no tienen mi nivel para poder debatir.

AD: Bueno, en la Comunidad de Madrid, ante la pregunta cervezas y libertad o comunismo, la gente vota libertad.

FM: En Madrid llevan votando lo mismo 45 años, ¿y ahora nos extraña?

AD: Te aceptamos lo que dices, pero tenemos la sensación que en los últimos años los mensajes han sido cada vez más simplistas.

FM: Madrid se lo ha estado llevando calentito delante de todo el mundo, robando a espuertas, dándole contratos a todos sus amiguetes, generando una bazofia política y económica terrible… y siguen ganando. Pero es que de eso hace tiempo ya, ¿no? Es que nos parece nuevo, o será que estoy muy viejo y tengo buena memoria.

AD: Antes de que Vox se escindiera del PP, el PP no se atrevía a decir muchas cosas, como por ejemplo, las consigas que se han lanzado contra el colectivo LGTBIQ+, y en cambio ahora lo dicen con total descaro…

FM: Hay que darles un mensaje a toda esta gente, tanto a los de la derecha moderada como los de la derecha radical: pueden tener auges de unos años y gobernar unos años. Con Aznar, estaba gobernando la derecha dura. Pero hay que fijarse en una cosa: el mundo evoluciona hacia delante.

Cada vez que un gobierno progresista mete una ley de la eutanasia, aborto, divorcio… luego no pueden quitarlas. Pueden tirar un poquito para atrás, y es porque el mundo evoluciona hacia delante y ellos, por mucho que quieran mirar hacia atrás y lo pueden lograr por momentos, y se nota porque duele, pero no pueden con la historia, no pueden contra el curso de la humanidad.

AD: Tú te ves optimista entonces.

FM: No se trata de optimismo. Se trata de Historia. Yo lo que te estoy diciendo es una verdad irrefutable. ¿Quién habría dicho hace 40 años que se podrían casar dos personas homosexuales? Sería una burrada decirlo en aquella época: «¿cómo?¿que dos maricones se quieren casar?». Pues mira ahora a ver quien quita eso.

Quieren meternos tanto pánico… pero las cosas van, podrían ir más rápidas, pero van más lentas por culpa de estos tres mierdas… pues bueno, vale, hay que aceptarlo.

AD: Por ejemplo, este fin de semana han hecho esta cumbre en Madrid los dirigentes de Polonia y Hungría con Vox, y la verdad es que da un poco de miedo que esto vaya a más. Podemos estar de acuerdo que, mirándolo en retrospectiva, se hayan ganado derechos en temas civiles…

FM: Pero es que va a ir, estamos yendo hacia delante, no hacia atrás. Estos gobiernos que estén dando pasos para atrás, pues bueno, ya se dará hacia delante. Hay que estar tranquilos.

¿Cuándo ha tenido un compromiso con nada? Toda la vida ha sido una bazofia. Ahora, ¿por qué discutimos de Eurovisión? A mí me importa una mierda Eurovisión, pero es que me ha importado una mierda toda la vida.

AD: ¿Cómo ves Andalucía?

FM: Estamos en el paso hacia atrás. Lo que pasa es que aquí, en los últimos gobiernos del PSOE, se ha dado un panorama muy parecido a lo que hay ahora. La época de Susana Díaz, si te dicen que es del PP te lo creías, era igual de conservadora que ellos, o sea que tampoco estamos notándolo tanto.

Igual la estructura clientelar que tenían unos, ahora la tienen otros. Pero bueno, el problema es la estructura en sí misma, no el color que tenga, y eso nos atrasa como pueblo. Es una época chunga en Andalucía, pero ojo, no desde que ganó el PP, si no de antes.

AD: ¿Ha sufrido censura Reincidentes?

FM: Poco, igual el no ir a tocar a algún lado, que no se ponga en las radios, pero así como pasó por ejemplo con Soziedad Alkoholica, no.

AD: ¿Ha sido fácil hacerse hueco y dar vuestro mensaje, ante por ejemplo la invasión de música y cultura anglosajona que pueda haber tanto en España como en Europa?

FM: En el tema de la música y el rock, esa invasión ha sido permanente. Desde antes de nacer yo, el rock nació en los países anglosajones y eso se ha notado siempre y esa invasión existe y hay que convivir con ello.

AD: Pero por ejemplo, esta polémica que ha habido con Eurovisión y el Benidorm Fest donde dos grupos protagonizados por mujeres que han compuesto sus temas, con un mensaje claramente feminista y el otro cantado en gallego y con un mensaje político en contra de las fronteras… y de repente gana Chanel, con un productor de Chicago, compositora canadiense, discográfica BMG… ¿esto no puede perjudicar a grupos nacionales que tengan más mensaje? Teniendo en cuenta que muchas veces las televisiones y las radios prefieren mensajes más neutros…

FM: ¿Y eso cuando no ha sido así? Para empezar, estamos hablando de Eurovisión. ¿Cuándo ha tenido un compromiso con nada? Toda la vida ha sido una bazofia. Ahora, ¿por qué discutimos de Eurovisión? A mí me importa una mierda Eurovisión, pero es que me ha importado una mierda toda la vida. Una puta bazofia donde se supone que siempre se ha representado a nuestro país. Pues quien se sienta representado que se sienta, como siempre.

Es decir, no sé qué ha pasado este año de repente. Tendrán que dar pasos en la dirección correcta para que yo me interese en Eurovisión… a mí me recuerda cuando en el salón de mi casa con mis padres yo con 4 ó 5 años me sentaba y veía la puntuación. Pero claro, hablamos de hace 50 años. Todo esto me huele a rancio, a música que es una completa bazofia.

Eurovisión es lo que es, pero oye, me alegraría mucho que de repente la gente dijera «oye, que no puede ganar cualquiera». Pues mira, si se mueve algo, de puta madre, pero vamos, Eurovisión para mí no significa nada.

AD: En declaraciones que has hecho, te has declarado a favor de no castigar la piratería.

FM: Reincidentes siempre hemos pensado que, si queremos tocar un día en Perú, pues no todo el mundo tiene su discográfica montada para escuchar y distribuir sus discos en el país.

La piratería no es el modelo, el modelo es comprar los discos, pero se exagera un poco lo que perjudica la piratería. ¿Cuántas veces nos habremos grabado cintas casete de 90 minutos por las dos caras? Un montón de veces. Los que hacen dinero vendiendo discos son los que venden 50 ó 100 mil copias. Si no, no vives de ello, vives de actuaciones y otras acciones.

Además, los primeros piratas aquí han sido las discográficas.

AD: ¿Qué harías si fueras presidente de la SGAE?

FM: (silencio)

(silencio)

Quemar el edificio y ahorcarme dentro (risas)

AD: Vaya perspectiva…

FM: Eso es lo primero que haría, luego igual regeneraría un poco el modelo intentando impulsar la música nacional, ya sea con pequeñas ayudas a salas de conciertos y tiendas que promocionaran producto nacional, intentar incentivar que la cultura propia se dote de mecanismos dentro de su propio país, de toda esa invasión que comentábamos antes anglosajona.

Otra cosa que sí pelearía sería establecer un régimen y unas bases de cotización de la Seguridad Social que rompan los moldes de lo que hoy en día es el Régimen del Artista y el Torero que en ese sentido. Como sólo se cotiza los días que estás tocando en vivo, para obtener una jubilación, tienes que ser Matusalén.

Yo haría ese tipo de cosas que creo que la SGAE nunca se planteó realmente.

AD: Y ya para acabar una última pregunta, ¿a quién quieres que entrevistemos en nuestra próxima entrega?

FM: Pues a Manolo Kabezabolo.

AD: Perfecto, lo intentaremos, muchas gracias por tu tiempo y tus respuestas.

FM: A vosotros, ¡cuidaos!

Fernando Madina (Reincidentes): "La extrema derecha me la pela, son cuatro descerebrados que están mintiendo a la gente diez millones de veces hasta que se lo crean"

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.