Peter Thiel, cofundador de PayPal, deja la junta directiva de Facebook para apoyar a candidatos de extrema derecha en EEUU

Peter Thiel, miembro de la Junta Directiva de Meta, la matriz de la red social Facebook, dejará finalmente la empresa para dedicarse a la política. Así lo ha anunciado en una nota de prensa de la que se han hecho eco numerosos medios de comunicación, como The New York Times o Bloomberg. Thiel, magnate del sector tecnológico conocido por ser el cofundador del servicio de pagos PayPal, considera que las elecciones parciales que se están celebrando en Estados Unidos, y donde se presentan más de cien candidatos de extrema derecha favorables a Donald Trump, son cruciales para el país, así que se dedicará respaldar todas las candidaturas que apoyen la agenda del expresidente.

Peter Thiel, de 54 años, uno de los inversores del sector tecnológico más importante y que llevaba en el consejo directivo de Facebook desde 2005, además de confidente de Marck Zuckerberg, es también una de las figuras más controvertidas dentro del gigante empresarial, habiéndose mostrado en contra de la moderación de contenido y pugnado por dar vía libre a bulos, «fake news» y mensajes de odio.

Peter Thiel y la PayPal Mafia

El magnate es una de las personalidades que hizo fortuna en Silicon Valley debido a sus inversiones en el ámbito de la tecnología, apoyando varias iniciativas y «startups» de gran éxito. Forma parte de un conjunto de personas que hicieron dinero alrededor de la empresa de PayPal, y de ahí saltaron a otras inversiones relacionadas con empresas que se dedicaban a la recopilación de datos e información personales.

De este entorno han salido trabajadores e inversores que posteriormente han fundado o trabajado en otras compañías tecnológicas como Tesla, LinkedIn, Palantir Technologies, Space X, Affirm, Slide, Kiva, YouTube, Yelp y Yammer, amasando una gran fortuna y colocándoles en posiciones de poder. Hablamos de Peter Thiel, Elon Musk, David Sacks, Reid Hoffman, Luke Nosek o Max Levchin, entre otros. Este grupo es conocido coloquialmente como la PayPal Mafia.

PayPal se lanzó en 1999 como una rama de la empresa Confinity de Thiel. Fue CEO de PayPal hasta octubre de 2002, cuando eBay la compró por 1,5 mil millones de dólares. La participación del 3.7% de Thiel valía 55 millones de dólares. En 2003, cofundó la firma de big data Palantir.

Thiel conoció a Zuckerberg por primera vez hace 18 años cuando le proporcionó al empresario 500.000 dólares en capital para Facebook, valorando la empresa en 4,9 millones. Eso le dio a Peter Thiel, quien con su firma de riesgo Founders Fund controlaba una participación del 10% en la red social, un asiento en su junta directiva de accionistas.

Así, Peter Thiel ha estado en el directorio de Meta desde 2005, cuando Facebook era una pequeña empresa emergente y fue uno de sus primeros inversionistas institucionales. Desde entonces, se ha convertido en un confidente de Zuckerberg. Asesoró a la empresa durante sus primeros años de rápido crecimiento de usuarios y durante sus dificultades para cambiar su negocio a los teléfonos móviles en el momento de su oferta pública inicial de 2012.

Más tarde, contribuyó con fondos iniciales en Yelp y LinkedIn, junto a una serie de otras empresas lanzadas por sus compañeros de PayPal. Su firma de riesgo también ha ayudado a lanzar SpaceX o Airbnb, entre otras empresas.

Las relaciones de Peter Thiel con sectores ultraconservadores de la política estadounidense y algunas de sus inversiones hicieron que chocara en varias ocasiones con las decisiones tomadas por la junta directiva, lo que habría contribuido en última instancia a que, finalmente, decidiera abandonar su puesto y dedicarse a apoyar la agenda de Trump.

Peter Thiel y el Partido Republicano

Durante el último año, Thiel, que tiene un patrimonio neto estimado en 2600 millones de dólares según Forbes, se ha convertido en uno de los mayores donantes del Partido Republicano. Donó 10 millones de dólares el año pasado a dos campañas: la de Blake Masters, quien se postula para un escaño en el Senado en Arizona, y J.D. Vance, quien se postula para el Senado en Ohio.

El año pasado ya había incrementado sus donaciones políticas a los candidatos republicanos. Antes de las elecciones intermedias, respaldaba a cuatro candidatos al Senado y 12 candidatos a la Cámara. Entre esos candidatos a la Cámara hay tres personas que impugnan en las primarias a los republicanos que votaron a favor de acusar a Trump por el asalto al Capitolio del 6 de enero de 2021.

Sin embargo, esta relación con Thiel y el trumpismo no son nuevas. En 2016, Peter Thiel fue uno de los pocos titanes de la tecnología en Silicon Valley, que destaca en general por su apoyo al Partido Demócrata, que apoyó públicamente la campaña presidencial de Trump. Desde entonces, las críticas a Facebook y a Zuckerberg por mantener al magnate en la junta directiva han sido constantes.

Los años clave llegaron en 2019 y 2020, cuando las campañas de «fake news» impulsadas por la extrema derecha empezaron a cobrar fuerza, no únicamente por la proliferación de discursos de odio o el uso de bots y cuentas falsas para apoyar determinadas campañas políticas, sino también por la difusión de teorías de la conspiración peligrosas, como QAnon, o por el negacionismo de la pandemia.

Se sabe que Peter Thiel fue una de las personas que se mostraba radicalmente en contra de moderar contenidos. Incluso cuando otros ejecutivos y miembros de la junta pensaban que Facebook debería sumarse a otras redes sociales como Twitter y comenzar a controlar estos contenidos peligrosos, Zuckerberg se puso del lado de Thiel y se resistió hasta el último momento en adoptar medidas, defendiendo que hacía esto para mantener la diversidad ideológica en la plataforma. De hecho, esto llevó a la compañía a perder millones de dólares debido al abandono de anunciantes y otros inversores.

Y es que, la influencia política de Thiel y sus vínculos con republicanos y conservadores clave también han ofrecido una puerta de entrada crucial a Washington para Zuckerberg, especialmente durante la administración Trump. En octubre de 2019, Zuckerberg y Thiel tuvieron una cena privada con el expresidente en medio de las polémicas de la red social por la gestión de los datos privados de sus usuarios y que le llevaron a juicio.

En 2020, cuando las incendiarias publicaciones de Trump en Facebook se pusieron bajo el microscopio, los críticos citaron el puesto de Thiel en la junta directiva como una de las razones por las que Zuckerberg insistió continuamente en que las publicaciones de Trump se mantuvieran en pie.

Sin embargo, ya en 2021, la red social parece que empezó a ceder. Si bien se filtraron documentos que aseguraban que Facebook permitía deliberadamente el discurso de la extrema derecha, también se vio cómo la cuenta de Donald Trump fue borrada tras el asalto al Capitolio, bajo el argumento de que sus comentarios incitaban la violencia. Esto provocó que sectores del Partido Republicano acusaran a la red social de censura.

Desde entonces, el entorno político y económico de Peter Thiel empezó a tensar la cuerda, criticando a Zuckerberg y a estas decisiones. Recientemente, el propio Peter Thiel expresó públicamente su desacuerdo con las decisiones de moderación de contenido en Facebook y otras plataformas de redes sociales importantes.

En octubre, se mostró partidario de teorías de la conspiración de extrema derecha como QAnon y Pizzagate, que sostienen que existe un grupo de poder dirigido por el Partido Demócrata que controla el «Estado profundo» de Estados Unidos y que dirige una red de pedofilia. Justo ese mes, Zuckerberg fue imputado por el caso de Cambridge Analythica, una empresa de análisis de datos que habría utilizado Facebook para influir en campañas políticas, vulnerando las normas de la red social.

Las inversiones de Thiel

Los choques entre Peter Thiel y Facebook no se detienen en la cuestión política. Las controversias alcanzan también algunas de sus inversiones. Por ejemplo, dinanció una guerra secreta contra el sitio web de medios Gawker, provocando que entrara en bancarrota, tal y como informó Forbes.

A través de Founders Fund, invirtió también en una empresa que, eventualmente, se convirtió en Clearview AI, dedicada al reconocimiento facial y que extrajo miles de millones de fotos de Facebook, Instagram y otras redes sociales, vulnerando las normas de uso de las mismas. Otra de sus inversiones polémicas fue en la empresa Boldend, dedicada a las armas cibernéticas, que afirmó haber encontrado una forma de piratear WhatsApp, que para entonces ya era propiedad de Facebook.

Estas últimas inversiones plantean directamente un conflicto de intereses con Facebook, y se aprovechan del puesto de Peter Thiel en su junta directiva para conseguir información privilegiada de la red social, lo cual plantea dilemas éticos bastante obvios.

Profundos cambios en Facebook

En los últimos meses, el conglomerado empresarial de Facebook ha sufrido bastantes cambios. La junta directiva, que consta de 10 miembros, ha sufrido varias partidas, siendo reemplazados por empresarios de Silicon Valley como Drew Houston (director ejecutivo de Dropbox), o Tony Xu (fundador de DoorDash).

Sin embargo, su cambio más conocido es lo que Zuckerberg denomina la transición hacia el «metaverso». El fundador de la red social está convencido de que la próxima generación de Internet, una suerte de mundo virtual interconectado con avatares personalizados que sería el centro del intercambio de interacciones, información y todo tipo de contenido.

La semana pasada, Meta informó haber gastado más de 10 mil millones de dólares en 2021 en esta transición. Esto sucedió al mismo tiempo en que, por primera vez en su historia, la red social Facebook había perdido usuarios diarios. Esto se ha traducido en una fuerte caída de la compañía en bolsa, con pérdidas económicas importantes.

Zuckerberg también protagonizó portadas cuando confirmó que la salida de Facebook de Europa era una posibilidad si el trasvase de datos de usuarios a los EEUU ya no se permitía.

En resumen, desde 2018, la empresa atraviesa por serias dificultades, tanto por las controversias por la gestión de su contenido, como por sus decisiones en los ámbitos económico y administrativo. La salida de Peter Thiel se suma a estas dificultades, sin que se sepa aún si será reemplazado o no.

Zuckerberg ha despedido a Peter Thiel con ovaciones, asegurando que «ha sido un miembro valioso» de la junta directiva y que está «profundamente agradecido» por todo lo que ha hecho en Facebook. «Peter es realmente un pensador original a quien puedes traer tus problemas más difíciles y obtener sugerencias únicas”, aseguró en un comunicado.

Peter Thiel también ha procurado marcharse de buenas maneras: “Ha sido un privilegio trabajar con uno de los grandes empresarios de nuestro tiempo. La inteligencia, la energía y la conciencia de Mark Zuckerberg son tremendas. Su talento servirá bien a Meta mientras conduce a la empresa hacia una nueva era.», dijo públicamente.

Enlaces y fuentes:

– Foto de portada: Peter Thiel. Autor: Hubert Burda Media, 22/01/2012. Fuente: Flickr (CC BY-NC-SA 2.0)
The New York Times: nytimes.com/2022/02/07/technology/peter-thiel-facebook.html

Adrián Juste

Jefe de Redacción de Al Descubierto. Psicólogo especializado en neuropsicología infantil, recursos humanos, educador social y activista, participando en movimientos sociales y abogando por un mundo igualitario, con justicia social y ambiental. Luchando por utopías.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.