Vox vota en contra de retirar la Llave de Oro de Madrid a Putin

El pleno del Ayuntamiento de Madrid aprobó ayer una propuesta para retirar la Llave de Oro de Madrid al presidente ruso Vladimir Putin, reconocimiento que fue entregado en 2006 por el entonces alcalde popular Alberto Ruiz Gallardón con el único voto en contra de la extrema derecha. La iniciativa fue presentada por Más Madrid, quién  también añadió otros 14 puntos que incluían aumentar la ayuda a los refugiados de la llegada de Ucrania o hacer un censo de las posesiones de los oligarcas rusos en Madrid para bloquearlas.

La iniciativa se tramitó con las dudas del PP ante la legalidad de la medida, que finalmente fueron resultas.

Así, se votó la iniciativa con los 15 puntos por separado. PP, PSOE, Más Madrid, Ciudadanos Podemos y el Grupo Mixto votaron a favor de la medida. La sorpresa vino cuando Vox votó en contra de propuesta.

Esta decisión se tradujo en un momento de duros reproches contra la formación verde, que intentó justificarse como pudo e incluso insistió en llamar al líder conservador ruso “comunista”, una falsedad que ha intentado alentar la extrema derecha desde el inicio de la guerra y que no se sostiene desde ningún punto de vista.

Posteriormente, Javier Ortega Smith argumentó ante la prensa que la realidad era que la Llave de Oro pertenecía al pueblo ruso, pero esto también es falso.

Días antes, durante las comisiones informativas municipales (donde se debaten previamente las propuestas antes de ir a pleno) y ante esa misma duda, tanto el presidente de la Comisión como el secretario municipal, máxima autoridad jurídica interna del ayuntamiento, confirmaron que la Llave de Oro pertenecía personalmente a Vladimir Putin.

No solo la Llave de Oro: las otras veces que Vox se ha negado a condenar a Putin

Esta no es la primera vez que la formación de derecha radical intenta escaparse de condenar al presidente ruso.

Y es que Putin ha sido un símbolo para la extrema derecha global por su “revolución conservadora” que ha eliminado los derechos de las mujeres, los LGTB y minorías varias mientras ha eliminado la joven democracia rusa y fortalecido a sus amigos oligarcas.

De ahí el rechazo de muchos cargos de Vox en condenar rotundamente al mandatario.

Esto ha sido así distintas condenas institucionales de la geografía española presentadas contra el mandatario ruso.

En Aragón, Vox se negaba a apoyar una declaración institucional de condena a la guerra presentada por Ciudadanos. La explicación fue que lo consideraban un tema muy complejo y que preferían no pronunciarse.

En Cataluña, la Junta de Portavoces lanzó un comunicado condenando la guerra. Vox prefirió no apoyarlo, y posteriormente lanzó un comunicado condenando la guerra desde sus redes, sin ningún valor institucional.

En la Asamblea de la Comunidad de Madrid, Rocío Monasterio se negaba a apoyar una condena a la guerra. El motivo aducido fue que la condena la guerra también incluía aumentar el apoyo a los refugiados ucranianos.

Esta explicación fue sorprendente ya que solo unos días antes Abascal había defendido totalmente en el Congreso de los Diputados acoger refugiados ucranianos.

Algo similar ocurrió en Andalucía y también de forma posterior a las palabras de su líder, Santiago Abascal, donde Vox se negó a ampliar las ayudas para acoger refugiados.

La verdadera razón: los vínculos que les unen

La verdadera razón que ha llevado a Vox a negar estas condenas es la altísima afinidad programática que tiene Vox hacia el mandatario y en especial las amistades de los grandes aliados de Vox.

Una de las referencias de Vox es Víctor Orbán, considera el mayor aliado en Europa de Putin y un declarado prorruso que ha intentado copiar la “revolución conservadora” del mandatario ruso.

Otros viejos aliados de Vox también le deben mucho a Rusia: Matteo Salvini y Marine Le Pen.

Ambos han sido investigados por haber obtenido o estar relacionados con la financiación rusa y han sido asiduos visitantes del Kremlin.

Le Pen fue financiada través de diversos bancos rusos cercanos a Putin. También ha visitado varias veces sin ostentar cargo público alguno al líder conservador ruso. El Frente Nacional ha apoyado la anexión de Crimea y ha recibido la visita de miembros de Rusia Unida.

El intento por ocultar estos vínculos llego hasta el punto que Le Pen destruyó 1,2 millones de folletos para las elecciones presidenciales de 2022 donde salía siendo apoyada por Putin.

Matteo Salvini ha sido uno de los grandes admiradores europeos de Putin, visitando al mandatario en distintas ocasiones y fotografiándose con camisetas suyas. En 2019 fue investigado por una trama corrupta para desviar dinero ruso a su partido, La Llga, a través de la empresa energética ENL.

Otros miembros de la extrema derecha europea, como Alternativa para Alemania, también han sido buenos aliados de Putin estos años.

Pero no solo en Europa, si no también en América a través de dos de sus grandes referentes: Trump y Bolsonaro.

Trump ha sido siempre un declarado admirador de Vladimir Putin. Solo dos días antes de la invasión a Ucrania dijo que lo que estaba haciendo Putin era “genial” y que era un “portador de la paz”.

Bolsonaro es otro gran admirador del ruso. Solo una semana antes de la invasión realizó una gira por Rusia para establecer una alianza conservadora.

Pero no hay que ir tan lejos, ya que tenemos vinculaciones directas con España. Uno de los oligarcas más cercanos a Putin, Konstantín Malofeyev, conocido como el “Oligarca de Dios” es uno de los grandes donantes a través de su representante Alexey Komov de Citizen Go.

Citizen Go es la iniciativa internacional de Hazte Oír, una de las muchas caras del Yunque. Esta organización ha sido una de las grandes financiadoras y potenciadoras de Vox en España.

Decenas de millones del oligarca ruso han ido a parar a esta organización, que después ha financiado con ello a distintas iniciativas de corte ultraconservador.

Enlaces, fuentes y bibliografía:

– Foto de portada: Ortega Smith en la Asamblea de Vistalegre. Autor: Vox España, 07/03/2020. Fuente: Flickr (Dominio Público).

Caras pintadas de verde, civiles atados a farolas: organizaciones gitanas denuncian racismo contra los gitanos de Ucrania

Juan Francisco Albert

Director de Al Descubierto. Estudiante de Ciencias Políticas y máster en Política Mediática. Apasionado del estudio y análisis del hecho político, con especial interés en el fenómeno de la extrema derecha, sobre la que llevo formándome desde 2012. Firme defensor de que en política no todo es opinable y los datos, fuentes y teorías de la ciencia social y política deben acompañar cualquier análisis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.