7 de los neofascistas que asaltaron Blanquerna obtienen el tercer grado en meses

Siete de los condenados por el asalto a la librería Blanquerna han obtenido el tercer grado en tiempo récord. Y eso sabiendo que ha sido un periplo judicial excesivamente largo, que ha durado 8 años. Los hechos se remontan al 11 de septiembre de 2013, día de la Diada Catalana. Los ultraderechistas irrumpieron ferozmente en un acto celebrado en el centro cultural catalán Blanquerna, en Madrid.

Allí entraron por la fuerza, intimidando, agrediendo, rompiendo mobiliario, gritando consignas contra Cataluña y exhibiendo pancartas fascistas. Desde entonces, los acusados han utilizado toda una suerte de recursos legales para posponer su entrada en prisión.

Finalmente, el juicio llegó al Tribunal Supremo, rechazando los indultos y acusándoles de agravante ideológico. Fue aquí cuando se pronunció el Tribunal Constitucional, que obligó al Supremo a volver a redactar la sentencia y eliminar el agravante ideológico.

Gracias a eso, las penas se redujeron considerablemente, pasando a 2 años y 7 meses de prisión a 2 años y 9 meses de prisión.

La condena se hizo firme el 23 de julio de 2020. Pese a eso los acusados han seguido retrasando su entrada, hasta que finalmente, entre diciembre del año pasado y los primeros meses de 2022 entraron en la cárcel.

Tiempo récord de salida

Pero no han durado mucho. 7 de los 8 condenados por el asalto de Blanquerna ya gozan del tercer grado.

La mayoría ha pasado tan solo 4 meses en la cárcel. Tras eso se les ha concedido el tercer grado, con el que solo tendrán que ir a dormir a la cárcel de domingo a jueves.

Pero para algunos ha sido todavía más rápido. Este es el caso de sus líderes, Pedro Chaparro y Manuel Andrino. Pedro Chaparro es el líder de Democracia Nacional, un partido de carácter neonazi y especialmente conspiracionista. Chaparro que consiguió retrasar su entrada en prisión alegando que iba a ser padre, ha pasado un tiempo extraordinariamente corto en prisión: menos de un mes. Ya fue condenado a un año de prisión por la agresión al fotoperiodista Jordi Borrás.

Por su parte, Manuel Andrino, jefe nacional de La Falange tuvo un caso similar. Ingresó en prisión el 27 de diciembre y antes de febrero ya estaba en casa.

Estos dos líderes, a los que se ha quitado el agravante de motivo ideológico, tuvieron un encuentro anterior al asalto con otros fascistas, con los que acordaron el asalto a Blanquerna.

En ese mismo lugar Andrino dijo: “Estamos dispuestos a dar hasta la última gota de nuestra sangre en la defensa de la sagrada unidad de España. Que no lo duden, estamos dispuestos a morir, pero también a matar por España, faltaría más”

De hecho su actitud durante el juicio ha sido de todo menos colaborativa, acusando al tribunal de ser una “checa, como en el año 36, que quiere enjuiciar a los patriotas por defender la sagrada unidad de España”.

“Los héroes de Blanquerna”: mártires del neofascismo español

Los encausados por el asalto a Blanquerna han sido elevados a mártires por el neofascismo español.

La mayoría de los partidos de estas corrientes con visibilidad y en especial los pertenecientes a la Coalición ADÑ, como La Falange, Alternativa Española o Democracia Nacional han exigido en repetidas veces su inmediata liberación.

Estas organizaciones han realizado decenas de actos estos años exigiendo indultos y pidiendo a los grandes partidos de la derecha que los defiendan por haber luchado por defender la unidad de España.

Este tema fue uno de los actos centrales del gran evento del neofascismo extraparlamentario español llamado “Freedom for nationalists: the new heroes ot the 21th century”.

Este evento tuvo una amplía comitiva española y en el participaron neofascistas de toda Europa acusados de diversos crímenes. Algunos cerca de entrar en prisión o con regímenes de semilibertad.

Uno de los protagonistas por parte de la comitiva española fue Manuel Andrino, quien realizó una exposición en el mitin político junto a Yvan Bennedetti, del Partido Nacionalista Francés o el italiano Fuerza Nueva de Stefano Saija.

Esta libertad choca según diversos expertos con la misma ley, al exigirse para obtener el tercer grado en la mayoría de casos el cumplimiento al menos de una cuarta parte de la condena.

Esta comparativa es especialmente llamativa, tal y como han denunciado diversos miembros del movimiento soberanista catalán, con los presos del independentismo, que pasaron muchos meses en la cárcel e incluso sufrieron la revocación del tercer grado por parte del Supremo, como en el caso de Dolors Bassa y Carme Forcadell.

Estos “mártires” que han denunciado por activa y por pasiva la persecución judicial del estado, pese a ser un delito claro, grabado y denunciable, han pasado misteriosamente tan solo unos meses en prisión.

Mientras, diputados de izquierdas, activistas y antifascistas, son muchas veces inhabilitados o condenados por la judicatura por hechos donde ni siquiera existen pruebas firmes.

Un caso más donde la extrema derecha discursivamente denuncia su persecución mientras son apoyados activamente por distintos sectores del sistema.

Enlaces, fuentes y bibliografía:

– Foto de portada: Manifestación neofascista con una pancarta elogiando a los asaltantes de Blanquerna. Autor: El Diario. Fuente: ElDiario.es (CC-BY-NC 4.0).

7 de los neofascistas que asaltaron Blanquerna obtienen el tercer grado en meses

Juan Francisco Albert

Director de Al Descubierto. Estudiante de Ciencias Políticas y máster en Política Mediática. Apasionado del estudio y análisis del hecho político, con especial interés en el fenómeno de la extrema derecha, sobre la que llevo formándome desde 2012. Firme defensor de que en política no todo es opinable y los datos, fuentes y teorías de la ciencia social y política deben acompañar cualquier análisis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.