Se retira la bandera europea del Arco del Triunfo tras un enfrentamiento entre el Gobierno francés y la ultraderecha

La bandera europea ha dejado de ondear en el Arco del Triunfo de París, pero la polémica no se ha apaciguado con la retirada del símbolo con el que el Gobierno de Emmanuel Macron buscaba destacar el inicio de la presidencia francesa de la Unión Europea con la llegada del año 2022.

Lo que pretendía ser un reflejo de los valores que unen a los 27 países que conforman la UE, que los próximos seis meses estarán bajo liderazgo francés, se transformó rápidamente en un altercado mediático reflejo de una Francia inmersa ya en la campaña de las elecciones presidenciales de abril. Dicha polémica ha sido intencionadamente promovida por los candidatos conservadores y ultraconservadores: Valérie Pécresse, Marine Le Pen y Éric Zemmour, quienes criticaron el gesto como una “traición” a los valores relacionados con la patria.

A pesar de los desmentidos del Gobierno nacional en torno a esta polémica, que acusó a la oposición de alentar el modus operandi de la extrema derecha, el domingo la bandera azul y estrellada ya no se encontraba expuesta bajo el arco.

¿Quién es el más patriota?

La polémica empezó el pasado viernes, horas antes de que empezara el nuevo año y el inicio de la presidencia francesa de la UE, cuando se izó la bandera europea bajo el Arco del Triunfo, lugar donde tradicionalmente ondeaba la bandera tricolor francesa durante eventos conmemorativos de carácter nacional.

Rápidamente, la líder del Agrupación Nacional (RN), Marine Le Pen, se manifestaba “indignada” por una “provocación que ofende a los que lucharon por Francia” y exigió a Macron “restablecer de inmediato” la bandera francesa. 

Su exigencia se hizo eco el sábado, cuando anunció su intención de denunciar este “atentado a la identidad” ante el Consejo de Estado, la máxima instancia judicial de Francia, con carácter administrativo.  Con ese gesto, Macron “ha traicionado una vez más los deberes de su cargo y demuestra de nuevo su desprecio arrogante por nuestra historia”, declaró.

El resto de candidatos conservadores no dudaron en unirse a la controversia. “El Arco del Triunfo bajo Macron: tras el saqueo y el empaquetado, el ultraje”, tuiteó también otro candidato de ultraderecha, Éric Zemmour 

La disputa cobró todavía más importancia cuando a las denuncias de la extrema derecha se unió la de la candidata de Los Republicanos, Valérie Pécresse. “¡Presidir Europa sí, borrar la identidad francesa no!”, tuiteó la que muchos analistas consideran la rival más peligrosa para Macron, quien aunque aún no ha declarado su intención de volver a presentarse se espera que busque su reelección en abril.

 “Demando solemnemente a Emmanuel Macron que restablezca nuestra bandera tricolor al lado de la de Europa bajo el Arco del Triunfo. Se lo debemos a todos nuestros combatientes que derramaron su sangre por ella”, añadió la candidata conservadora.

El gobierno rompe el silencio

El sábado, el secretario de Estado francés de Asuntos Europeos, Clément Beaune, acusó a la derecha de “correr desesperadamente tras las polémicas estériles de la extrema derecha” y aseguró que se trata solo de una “instalación simbólica y temporal que acompaña el 1 de enero y el inicio de la presidencia francesa de la UE”.

“La bandera francesa será evidentemente reinstalada (…) el dispositivo ha sido creado por unos días, con las iluminaciones” de múltiples monumentos nacionales que desde la noche del 31 se muestran azules, entre otros la Torre Eiffel o el Panteón. Es la misma iluminación, quiso recordar, que fue elegida por el último mandatario francés que estuvo al frente de la UE, el conservador Nicolas Sarkozy.

No obstante, el Arco del Triunfo se mostró este domingo sin ninguna bandera, lo que fue celebrado por la candidata ultraderechista Marine Le Pen como una “bella victoria patriótica”, mientras el otro candidato ultraderechista, Zemmour, retuiteaba con un “bravo” unas fotos de jóvenes seguidores posando ante el monumento con algunas banderas francesas.

En declaraciones remitidas a la Agencia France Presse, el Elíseo aseguró que “la bandera europea fue retirada durante la noche, conforme al calendario previsto”. Por su parte, Beaune rechazó en la emisora France Inter que el Gobierno haya dado “marcha atrás” y aseguró que “no necesita lección alguna de patriotismo de Le Pen, Zemmour o Pécresse, que se está convirtiendo en una fotocopiadora de la extrema derecha”. 

Más tarde, en un tuit en el que subió una foto de la bandera europea bajo el Arco del Triunfo, Beaune publicó otro mensaje para los políticos críticos: “Pueden estar ustedes seguros de que en los próximos días, en todas partes en Francia, como estaba previsto, el azul europeo iluminará nuestras ciudades y nuestros monumentos”.

Moisés Pérez

Graduado en filología hispánica y futuro profesor de secundaria. Apasionado por la política, la sociología y la educación. Convencido de que con la política y la educación se puede cambiar el mundo. Amante del rigor informativo y del análisis de datos para combatir las "fake news"

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.