Alemania expulsa a la neonazi Isabel Peralta

La policía federal prohibió, el miércoles 16 de marzo, la entrada al país de la líder neonazi y falangista española Isabel Peralta. Tras aterrizar en el aeropuerto de Frankfurt fue rápidamente identificada, incautada e interrogada por los agentes a quiénes aseguró que “mantiene contactos estrechos” con organizaciones alemanas de esta índole. La joven portaba en su maleta una bandera y un llavero con la esvástica, una copia del Mein Kampf de Adolf Hitler y un libro de la serie de propaganda Bund Deutscher Mädel (La Liga de Muchachas Alemanas), según informó el diario alemán Der Spiegel.

Peralta justificó la tenencia de esos objetos con simbología nazi porque está estudiando Historia y esa época es la que despierta su mayor interés. Sin embargo, las autoridades españolas, que dieron el chivatazo a sus compañeros alemanes de que la ultraderechista estaba viajando a Frankfurt avisaron de que se dirigía hacia Alemania para participar en actividades organizadas por grupos de extrema derecha del país, como bien ha publicado el mismo diario. 

¿Por qué la han devuelto a España?

La negativa de entrada al territorio fue acompañada de un vuelo de regreso a España el mismo miércoles por la noche. Y es que Isabel Peralta ya es reconocida internacionalmente por ser uno de los rostros de la extrema derecha neofascista en España, ya que fue denunciada por la fiscalía por delitos de odio contra personas migrantes y por tener vínculos directos con la herencia de Hitler en Alemania

Esto es así porque fue becada por el partido neonazi “Der III Weg” (El Tercer Camino) para formarse en técnicas de  propaganda. En este sentido, Der Spiegel también ha hecho énfasis en que a Peralta «le gusta realizar el saludo hitleriano en público» y que es «celebrada como un ícono en la escena de la extrema derecha en toda Europa».

El porqué de su expulsión se reduce en que en Alemania está prohibida la simbología nazi. Debido a los sucesos durante la Segunda Guerra Mundial y a su pasado histórico, el propio Código Penal (Strafgesetzbuch) recoge que el uso y la distribución de los símbolos y canciones nazis quedan totalmente vetados.

El párrafo 86 incluye banderas, insignias, uniformes, lemas, canciones y saludos. Asimismo, Alemania es uno de los países europeos que más intensamente persigue a la extrema derecha heredada de la ideología nacionalsocialista, así como a organizaciones xenófobas, racistas o que incitan al odio y a la discriminación.

A esto se le suma que las autoridades alemanas están más volcadas que nunca contra las actividades terroristas de extrema derecha, declarando en 2020 que es «la mayor amenaza para la seguridad nacional», y emprendiendo varias investigaciones no solo contra grupos neofascistas, sino también dentro de ciertos sectores del ejército y del partido Alternativa para Alemania.

Por ello, Isabel Peralta fue devuelta a España.

Isabel Peralta y sus vínculos con la ultraderecha

Isabel Peralta es una joven de 20 años conocida sobre todo en España por sus vínculos con la extrema derecha alemana y por su ideología antisemita y pronazi. Peralta se viralizó en 2021 tras pronunciar un discurso contra los judíos en un homenaje a los caídos de la División Azul, tropas españolas enviadas al frente soviético por el dictador español, Francisco Franco, y que bajo las órdenes de Hitler ayudaron a militares alemanes durante la Segunda Guerra Mundial.

Además, es una de las líderes del Bastión Frontal, una organización neonazi surgida en el barrio de San Blas en Madrid que hace apología abierta de ideas de extrema derecha, sobre todo de carácter xenófobo y racista y que poco a poco ha ido expandiendo sus actividades a lo largo de la geografía española.

Por otro lado, es hija de Juan Medina, un exmilitante de Alianza por la Unidad Nacional (actualmente, Alianza Nacional) y que llegó a ser cabeza de lista de España 2000 en 2004, según reveló una investigación de Público. Medina llegó a formar parte del Partido Popular en Toledo como concejal durante 2008 y en la actualidad se ha abierto hueco tertuliano en El Programa de Ana Rosa en la cadena de televisión Telecinco. 

A pesar de la mala relación con su padre, presentan vínculos ideológicos, pero la joven va un paso más allá en la radicalización, ya que también formó parte de una de las facciones de la Falange Española, la de Manuel Andrino, antes de pasar a ser miembro activo del Bastión Frontal y es dirigente de la resucitada Sección Nacional Femenina (SF), una rama de mujeres del partido de la Falange que posteriormente heredó de FET de las JONS. 

Asimismo, presenta una relación directa con la extrema derecha alemana, en concreto con la organización neonazi “Der III Weg” ya que la acogió y la becó para formarse en 2021. Este grupo está, a día de hoy, bajo observación de la Oficina para la protección de la Constitución o Bundesamt für Verfassungsschutz (BfV) y los servicios secretos internos alemanes, sobre todo, tras sus manifestaciones antiinmigración y en contra de las restricciones tomadas por el país para hacer frente a la pandemia del coronavirus. 

La peligrosidad del discurso de Isabel Peralta sin filtro mediático

Si bien es cierto que existen tendencias ideológicas que marcan las líneas editoriales de los medios de comunicación y, por tanto, su tratamiento informativo, estos son los responsables de operar de acuerdo con la deontología y ética profesional frente a los discursos del odio.

El respeto a los códigos deontológicos son una garantía para poner el filtro y elaborar informaciones sin alejarse de la función social del periodismo como garantía democrática. Perder esta óptica y responsabilidad es sinónimo dar voz a discursos de odio y ser partícipes de discriminaciones y polarizaciones sociales que erosionan la democracia.

En este sentido, se puede observar cómo la prensa española ha hecho un tratamiento aséptico e incluso crítico de la figura y la retórica de Isabel Peralta independientemente de la línea editorial. Aun a pesar de que hay ciertos medios que han utilizado el pseudónimo de musa de la ultraderecha para referirse a ella (el cual tiene cierta carga positiva), la narración de los acontecimientos que seguían a su nombre real ha sido en la línea de la responsabilidad profesional.

Más tarde, olvidada prácticamente ya por los medios, fue rescatada por Equipo de Investigación, el programa de La Sexta, para un episodio sobre el neofascismo en España que terminó centrándose en Bastión Frontal y en su figura. En el episodio, titulado «Cachorros Ultra», Isabel Media fue entrevistada y utilizada como promoción y «gancho» del capítulo, lo que fue ampliamente criticado por profesionales, periodistas, activistas e investigadores.

Sin embargo, más allá de la esfera mediática y del cuestionamiento de la buena o mala praxis profesional, el cambio de paradigma y el ecosistema de las redes sociales abren un debate sobre las líneas rojas en la expresión. Isabel Peralta utilizaba Twitter como arma arrojadiza frente a colectivos y como altavoz de su ideología proneonazi, donde con consignas racistas, xenófobas, machistas, homófobas, antisemitas e incluso gordófobas generaba un gran impacto.

La viralización de estas retóricas llevó a que Twitter tomara acción. La plataforma suspendió su cuenta, abierta en 2019, por el “incumplimiento de las normas comunitarias” tras los discursos pronunciados durante el homenaje a la División Azul en 2021. Lo cual supone un rayo esperanzador, teniendo en cuenta la potencia de Twitter como canal de comunicación sin barreras y como herramienta para generar comunidad.

Sin embargo, la joven continúa teniendo perfiles abiertos y no se le ha vetado en todas las plataformas. De hecho, con motivo del Día de la Mujer, el 8 de marzo, publicó en su canal de YouTube un vídeo donde recopilaba literatura antifeminista, haciendo un análisis y ridiculizando al movimiento con falacias, simplificaciones, hipérboles y, como no, con informaciones falsas que catalizan el odio hacia el movimiento.

En este sentido, la comunidad académica, desde la perspectiva teórica y distintas organizaciones desde la práctica, se aúnan en la lucha contra este tipo de retóricas y en la necesidad de erradicarlas. Sin ir más lejos, según informó Europa Press, el Gobierno ha puesto en marcha la promoción de la figura de “comunicaciones fiables” dentro del marco de su estrategia contra el discurso en las redes sociales.

Como bien, recoge el escritor e historiador especializado en fascismos, nacionalismos y extrema derecha contemporánea en su libro Extrema Derecha 2.0: Qué es y cómo combatirla, Steven Forti, frente al auge de la ultraderecha y la legitimación de sus discursos de odio, se precisa de una “solución poliédrica” desde las instituciones, los medios, la política y hasta los propios ciudadanos y jóvenes.

Enlaces y fuentes:

– Foto de portada: Isabel Peralta en su canal de YouTube. Autor: Captura de pantalla realizada el 18/03/2022 a las 12:42h. Fuente: YouTube

Melisa Higueras

Articulista y editora. Periodista internacional y friki de las redes sociales. Apasionada de la comunicación en todas sus formas y vertientes. Desmontando y criticando injusticias sociales desde que tengo uso de razón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.