Una compañía del Ejército bendice su banderín en la franquista Cruz de los Caídos

Una compañía del Batallón de Infantería Protegida (BIP) “Uad Ras” II / 31 ha presentado armas en la escalinata de la Basílica de la Santa Cruz del Valle de los Caídos para bendecir su banderín. Fue el capitán el que ordenó que la tropa acudiese a este lugar sagrado para los fascistas al ser construido bajo mandato del dictador Francisco Franco en 1940.

Diario Público  ha difundido la noticia a partir de un vídeo y varías imágenes en los que se observa que el uniforme pertenece al Regimiento de Infantería «Asturias» nº 31 y que comparte base en la base militar “El Goloso”, a los pies de la sierra de Guadarrama en Madrid, lugar cercano al Valle de Cuelgamuros, donde se encuentra el monumento franquista.

Las fuentes que han informado al mismo diario han corroborado que el acto se ha celebrado durante esta semana y que el capitán J.L. P. ha anulado todos los permisos para que el escuadrón pudiera ir al Valle a bendecir su banderín. Todo esto, sin tener potestad para ello.

Al respecto de esta última polémica, el Ejército de Tierra ha asegurado que la actividad no tenía autorización en un comunicado: “se trata de una unidad militar que durante una marcha programada realizó una actividad no autorizada». En el mismo escrito se anunciaba también la apertura de un expediente con el objetivo de “depurar responsabilidades» y esclarecer los hechos. Según lo informado, este expediente se resolverá en un máximo de 48 horas.

No es la primera vez… aunque si con consecuencias

Las mismas fuentes que han informado al diario recuerdan que el mismo capitán hizo algo parecido hace dos años cuando, aprovechando unas maniobras en el Centro Nacional de Adiestramiento (CENAD) “San Gregorio”, hizo bendecir el banderín de su compañía por el cura de la Academia General Militar. Asimismo, refiriendo a los últimos acontecimientos señalan que el capitán ha llevado a cabo un acto que “puede atentar contra la libertad religiosa de los militares bajo su mando».

Generalmente estos actos suelen contar con una casi total impunidad, protegida por comportamientos corporativistas. En este caso no ha sido así. El Ejército de Tierra ha cesado al capitán que cometió este acto fuera de sus competencias.

Por lo que parece, este acto no fue realizado por los polémicos benedictinos y en especial su prior, Santiago Cantera, si no el propio sacerdote de la unidad, que no sabía nada según fuentes sobre la legalidad o ilegalidad del asunto.

Hay que destacar en este caso, la investigación llevada por el colectivo de soldados antifascistas, Ciudadanos de Uniforme, que fue quién dio la alerta del caos.

Distintas voces políticas se han pronunciado tras el cese del capitán.

Jaume Asens, portavoz del espacio confederal de Unidas Podemos ha celebrado la rápida actuación de la Ministra de Defensa y ha declarado: «Que sirva de ejemplo para prevenir comportamientos predemocráticos».

De enorme gravedad han tildado el hecho distintas formaciones políticas como Más País, que han preparado una batería de preguntas. A esta batería se sumarán organizaciones como ERC o EH Bildu, que piden que se esclarezcan los hechos, la responsabilidad del capitán y que piensa hacer el ministerio para que estos hechos no vuelvan a repetirse.

No solo la Cruz de los Caídos: una ristra de comportamientos fascistas

Este comportamiento con tintes fascistas lejos de ser una rara avis, ha sido un comportamiento que se ha repetido en los últimos años y que tiene mucho que ver con el desarrollo histórico de España y la dictadura franquista.

Así alguno de estos hechos, recogidos en el reciente informe de un think tank holandés sobre las relaciones entre las fuerzas armadas y la extrema derecha de sus regiones, recogía que «miembros de la brigada paracaidista española BRIPAC hicieron un saludo fascista mientras cantaban una canción sobre una unidad militar española que luchó con la Wehrmacht durante la Segunda Guerra Mundial» (página 18 del informe). Aquí se hace referencia al vídeo filtrado por el periodista Miquel Ramos en La Marea, donde soldados aprovecharon la celebración del día de la Inmaculada Concepción para cantar Primaverauna canción del grupo neonazi Estirpe Imperial que homenajea a la División Azul. El vídeo fue grabado en diciembre de 2019 en Paracuellos de Jarama.

Esta canción de corte fascista ha sido captada en otras grabaciones de soldados, sea en entrenamientos militares o ambientes diferentes.

Otro episodio mencionado por el informe hace referencia a la presencia de miembros de las fuerzas armadas en organizaciones de extrema derecha. El informe cita textualmente que «cuatro miembros de el grupo neonazi español Lo Nuestro también están en las fuerzas armadas españolas», un hecho que fue señalado también por la Comisión Europea. También señala a países como Suiza o Reino Unido como lugares donde esto también sucede.

Uno de estos casos tristemente famoso por su amplio eco, fue el del famoso caso del grupo de Whatsapp donde «un grupo de militares reservistas» advirtieron en un chat de Whatsapp de que «la única forma de evitar que España se desmoronara era matar a 26 millones de españoles», un caso sucedido en diciembre de 2020. Más tarde, un chat de militares en activo salió en su defensa. Recuerdan también el famoso manifiesto firmado por 200 exmilitares donde criticaban al «Gobierno socialcomunista» por poner en riesgo «la unidad de España». En este caso Vox dijo que los defendía «porque son de los nuestros».

Esta vinculación entre ejército y extrema derecha ha seguido repitiéndose y a veces con poco disimulo. Este es el caso de la relevante revista Militares, de la conservadora Asociación de Militares Españoles, que pidió el voto para Vox para acabar con la “era sanchista”. Esta revista ha destacado en el tiempo por su oposición a las leyes progresistas y las fuerzas de izquierdas.

Una actitud muy preocupante que exige una voluntad política, como en muchos otros país, de limitar el radicalismo político en el ejército antes de que se de una «tormenta perfecta» que amenace con llevarnos a tiempos dictatoriales.

Una compañía del Ejército bendice su banderín en la franquista Cruz de los Caídos

Melisa Higueras

Articulista y editora. Periodista internacional y friki de las redes sociales. Apasionada de la comunicación en todas sus formas y vertientes. Desmontando y criticando injusticias sociales desde que tengo uso de razón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.