Vox propone en Andalucía proteger la simbología franquista e igualar a los dos bandos de la Guerra Civil

Vox presentará en el próximo Pleno del Parlamento andaluz una proposición de ley de Memoria Histórica llamada Ley de Concordia, que tratará de sustituir a la actual Ley de Memoria Histórica y Democrática de Andalucía.

El partido ultraderechista ya trató de presentar en la cámara andaluza una ley parecida, concretamente el pasado febrero, siendo rechazada tras la negativa del Gobierno autonómico a través de un informe redactado por el viceconsejero de Presidencia. El pasado julio, Vox volvió a presentar esta propuesta de ley, y ante la inexistencia en esta ocasión de una negativa del ejecutivo andaluz, y tras el sí completo de la Junta de Portavoces, en esta ocasión pasará a ser debatida en la cámara baja andaluza.

Esta proposición de ley deberá recibir una mayoría de votos afirmativos en el Parlamento para que continue su tramitación legislativa, en este caso ya sí como proyecto de ley y abiertas a enmiendas de los grupos parlamentarios; por lo que para su aprobación serían necesarios los votos de PP, Vox y Ciudadanos, actuales partidos miembros de Gobierno.

El Pacto de Investidura del PP con Vox, por el cual el partido ultraderechista ofrece su apoyo al gobierno de coalición, especifica, concretamente en el punto número 33, “promover una Ley de Concordia que sustituya a la Ley de Memoria Histórica”.

La portavoz del grupo socialista, María Márquez, ha reaccionado a este hecho señalando que es un “despropósito que falta el respeto a miles de familias andaluzas que aún no saben donde están sus familiares”, y remarcando que “Vox y Macarena Olona marcan más que nunca la agenda de Moreno”.

Ley de Concordia: los cambios propuestos por la extrema derecha en Andalucía

La vigente Ley de Memoria de Andalucía fue aprobada en el año 2017 por la totalidad de los grupos parlamentarios andaluces, ya que aún no habiendo recibido el voto a favor de PP y Ciudadanos, estos se abstuvieron.

El partido liderado por Santiago Abascal en el territorio andaluz ha criticado constantemente que el Gobierno de coalición no acatara dos de sus mayores pretensiones políticas: la eliminación de la actual ley de memoria y la supresión de las políticas de género, por lo que con la aprobación de su propuesta de ley no solo derogaría dicha norma, sino que configuraría una nueva con nuevos elementos.

La intención de esta propuesta de ley puede observarse ya desde el preámbulo, donde se equipara a todas las víctimas de la Guerra Civil, independientemente del bando al que pertenecieran, desde el periodo que va desde la II República hasta la llegada de la democracia.

Este hecho iguala el periodo democrático y legítimo de la Segunda República con el periodo de Guerra Civil y de la posterior dictadura militar, y pone en el mismo plano de reconocimiento y de respeto a “todos los caídos en combate”, ya fueran defensores del orden legítimo republicano o defensores de la causa franquista.

Además, el artículo 9.3 impide “el vilipendio público, juicio o posicionamiento a favor o en contra de ninguna de estas personas, (y también), la retirada de símbolos u homenajes a estas personas fallecidas durante el periodo histórico”.

Este artículo, reforzado por el artículo 11 de la misma ley, impide por tanto el pronunciamiento público o los homenajes de las Administraciones públicas a favor de los asesinados o represaliados durante el periodo de Guerra civil y del franquismo, y brinda los símbolos, calles o monumentos en honor a personas pertenecientes al bando sublevado franquista.

Finalmente, y entre otras cuestiones, también suprimiría todos los planes que la anterior ley establecería e instituciones como el Consejo de Memoria Histórica y Democrática, donde se agrupa a la administración y a las asociaciones en favor de la memoria y de las víctimas del franquismo.

Nueva concesión con tintes electoralistas

El hecho de que la misma propuesta fuera rechazada por el presidente popular Juan Manuel Moreno hace unos meses nos hace darnos cuenta de que la tramitación en esta ocasión responde a una lógica electoral.

Y no es para menos, ya que en las ultimas semanas es un secreto a voces que la situación política en Andalucía ha pasado a funcionar bajo una lógica preelectoral, con la vista puesta en las próximas elecciones autonómicas, que se celebrarían, en principio, en diciembre del año que viene. Sin embargo, la no aprobación de los presupuestos autonómicos ha hecho evidente de que muy posiblemente no se agote la misma.

Juanma Moreno continúa con su teórica lógica de realizar pactos a ambos lados del espectro político buscando remarcar una suerte de imagen de “centralidad” política y “agotar” la legislatura, manteniendo negociaciones tanto con PSOE como con Vox, pero la realidad muestra que Vox es su socio preferente y sus concesiones así lo muestran.

El propio Moreno señaló hace dos semanas que las elecciones se celebrarían entre junio y octubre de 2022, dando como imposible la posibilidad de terminar completamente la legislatura.

Todo ello días después de que se filtraran unas grabaciones, difundidas por la SER, en las que el vicepresidente andaluz y miembro de Ciudadanos, Juan María, comentaba a sus diputados regionales que “como Gobierno no nos interesa aprobar los presupuestos en año electoral, es estúpido”.

Por un lado, Vox ha pasado directamente a un lenguaje y lógica electoral. Tanto es así que su secretario general, Javier Ortega Smith, ha demandado la celebración inmediata de elecciones en la comunidad, interpelando directamente a Moreno con un “te vamos a mandar a casa con Susana”.

Por otro lado, el partido continúa perfilando a Macarena Olona como futura candidata a la presidencia de la Junta, generando polémicas en la región como la lanzada sobre las luces de navidad de la ciudad de Granada.

Aún queda por ver si conceder a Vox la posibilidad de presentar su propuesta de ley en el Parlamento funcionará como una forma de apaciguar y asegurar el apoyo del partido ultraderechista, votando a favor de la misma, o como un nuevo intento de alejamiento con respecto al partido, votando en contra de ella.

Enlaces y fuentes:

– Foto de portada: Una mujer deposita flores en homenaje a los caídos por el franquismo en Puerto Real, Cádiz. Autor: Emilio, 16/09/2018. Fuente: Flickr (CC BY-SA 2.0)

Valentín Pozo

Articulista. Estudiante de cuarto de Ciencias Políticas y apasionado de la investigación. Experiencia en movimientos estudiantiles y sociales. En mis artículos intento ofrecer un enfoque analítico más orientado a las ideologías y teoría política.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.