Nueva cumbre de líderes ultraderechistas europeos en Varsovia que abogan por destruir la Unión Europea

El sábado pasado 4 de diciembre tuvo lugar finalmente el encuentro entre diferentes partidos políticos de extrema derecha europeos en Varsovia, la capital de Polonia, donde gobierna Ley y Justicia (PiS), una de las organizaciones políticas con más peso dentro de este espectro político en el Parlamento Europeo. A la cita ha acudido Viktor Orbán (Hungría), Marine Le Pen (Francia), Santiago Abascal (España), Martin Helme (Estonia) o Tom Vam Grieken (Bélgica). No acudieron, por otro lado, ni Matteo Salvini (Liga) ni Giorgia Meloni (Hermanos de Italia).

El principal objetivo de esta llamada «Cumbre de Varsovia» no es otro que el de seguir estrechando lazos entre grupos políticos que comparten discurso y estrategia política, incluyendo la oposición al progreso del proyecto europeo, no en vano las posturas más euroescépticas de la Unión Europea están concentradas en la extrema derecha y han generado no pocos conflictos y choques, especialmente en el caso de Hungría y Polonia, que siempre han recibido el apoyo de partidos políticos como Vox.

Una de las conclusiones de la cumbre ha sido el compromiso de todos los grupos políticos de colaborar todavía más para acabar con la «inquietante idea» de crear una Europa gobernada por lo que denominan «élites globalistas». En este sentido, han cuestionado la legitimidad de las instituciones europeas y la necesidad de subordinarlas a las decisiones de los estados miembros. “Sólo las instituciones soberanas de los Estados tienen plena legitimidad democrática”, se puede leer en el texto que han firmado los presentes.

Avance hacia una internacional del odio

Además del ataque al proyecto europeo y a las «élites de Bruselas» que pretenden, según estos partidos, erosionar la soberanía de los estados miembros, también han puesto sobre la mesa una «cooperación más estrecha» para acordar la toma de decisiones conjuntas y votar en el mismo sentido para defender cuestiones comunes, como es, además de lo ya mencionado, la inmigración y la protección de las tradiciones. Esta «protección de los valores tradicionales» ha servido a partidos como Ley y Justicia o Fidesz para erosionar los derechos de las personas LGTB en Polonia y en Hungría respectivamente.

Marine Le Pen ha ido más allá y ha mostrado interés en una propuesta que hace tiempo que lanzó Viktor Orbán, primer ministro de Hungría, y consiste en la unión de todos los grupos políticos de ultraderecha (si bien ellos rechazan esta etiqueta) en un mismo grupo parlamentario. Actualmente, estas organizaciones se encuentran divididas en Identidad y Democracia (Agrupación Nacional de Francia y la Liga de Italia) y en Conservadores y Reformistas Europeos (Vox, Ley y Justicia), además del Fidesz de Orbán, que se encuentra sin grupo parlamentario ya que fue expulsado del Partido Popular Europeo a principios de año por no respetar los valores europeos.

Tanto Orbán como Le Pen reconocen la ventaja de conformar un grupo parlamentario que, si tuviese lugar, se convertiría en segunda fuerza política en el Parlamento Europeo, solo por detrás del Partido Popular Europeo, lo que podría incrementar considerablemente su influencia y su peso en el seno de la UE.

Por último, Santiago Abascal ha convencido a sus homólogos ultraderechistas en celebrar la próxima cumbre, prevista en principio para enero de 2022, en España, o al menos eso es lo que ha anunciado en redes sociales.

En las puertas del hotel donde se ha celebrado la cumbre ultraderechista, se congregó un pequeño grupo de manifestantes polacos, que han acusado a Ley y Justicia y al primer ministro de Polonia, Mateusz Morawiecki, de estar en alianza con Rusia para implantar el fascismo en el país.

Adrián Juste

Jefe de Redacción de Al Descubierto. Psicólogo especializado en neuropsicología infantil, recursos humanos, educador social y activista, participando en movimientos sociales y abogando por un mundo igualitario, con justicia social y ambiental. Luchando por utopías.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.