«Policías y militares, levantaos»: manifestaciones negacionistas recorren varias ciudades españolas

A lo largo del pasado fin de semana se celebraron manifestaciones antivacunas y negacionistas de la pandemia en diferentes puntos del país. Las más importantes tuvieron lugar en A Coruña y en el País Valencià, donde recorrieron Castellón, Alicante y València, las capitales de provincia. También se dieron pequeñas concentraciones en Madrid y en Murcia, con escasa afluencia.

La manifestación en la ciudad gallega fue convocada por tres grupos: Asociación “La Reconquista”, Asociación Abogados Eleuteria y Asociación Europea de Ciudadanos contra la Corrupción (AECC). La marcha tenía como pretexto principal protestar contra la “mala gestión y abusos de poder” del presidente popular Alberto Nuñez Feijóo, así como el “no al control ciudadano, no a las coacciones, no a la discriminación”.

Bajo el lema de “!!!Hasta aquí hemos llegado¡¡¡” (sic), los manifestantes recorrieron el sábado a las 17:30 horas de la tarde el centro de la ciudad. Los mensajes populistas criticando a la clase política se unieron a reclamos negacionistas y antivacunas entre gritos de “libertad”.

Algunas de las frases que se escucharon fueron: “están intentando despopular la Tierra”, “aplican medidas irracionales, anticientíficas y dictatoriales”, “buscan crear una dictadura global”… que recuerdan a los clásicos lemas promovidos por las teorías de la conspiración que comparten negacionistas y sectores de la extrema derecha.

«Policías y militares, levantaos»

La manifestación en Valencia fue convocada por el grupo Unión Activa Valencia, una organización creada hace poco tiempo de la que se desconoce mucha información, y por colectivos como “Médicos por la Verdad”, “Biólogos por la Verdad” o “Policías por la Verdad”, una de las más activas en las últimas semanas.

“No al pasaporte nazi”, “El pasaporte Covid es ilegal”, “Contra la dictadura sanitaria” … fueron algunas de las consignas lanzadas en una manifestación muy marcada por la presencia de grupos y terminología antidemocrática y ultraderechista. De hecho, algunos de los carteles animaban abiertamente a un golpe de estado con consignas como «Policía y militares, levantaos».

Estos grupos fueron los mismos que convocaron la pasada manifestación del 26 de diciembre, que fue apoyada por España 2000 y alentada por otros grupos y personalidades de extrema derecha.

De hecho, varios investigadores como Miquel Ramos han evidenciado que los grupos y canales de Telegram donde se organizan están repletos de mensajes y militantes de ultraderecha, que existen evidentes conexiones entre el discurso negacionista y el reaccionario, y que están viviendo un proceso de fanatización, dogmatismo y agresividad manifiesta.

Unas 500 personas (según las autoridades) acudieron a la manifestación convocada en Castellón, muchas de ellas niños y niñas que acompañaban a sus padres negacionistas. El objetivo principal de la manifestación era oponerse a la vacunación a menores, al Certificado Covid y a la “plandemia”.

También hubieron pequeñas concentraciones en Alicante, que se concentraron en la Plaza de la Montañeta, donde tuvo bastante protagonismo la asociación Liberum, asociación negacionista que se dedica a prestar recursos e información jurídica para intentar detener las medidas higiénico-sanitarias y la campaña de vacunación a menores de edad.

Concentración negacionistas en Alicante. Autor: Desconocido. Fuente: Telegram
Concentración negacionista en Alicante. Autor: Desconocido. Fuente: Telegram

Aunque se sabe que había convocatorias planteadas en Madrid y en Murcia, estas no tuvieron mucho éxito, congregando a apenas unas decenas de personas.

Las manifestaciones negacionistas y la ultraderecha

Las crecientes manifestaciones contra las medidas sanitarias, la vacunación y la acción de los gobiernos son caldo de cultivo para las ideas ultraderechistas.

Esto es así debido a que la mayoría de dichas manifestaciones, a pesar de ser en teoría apolíticas y apartidistas, y de recibir a gente aparentemente de todas ideologías, o bien son impulsadas y convocadas por grupos ultraderechista o se ven infectadas por sus ideas, teorías, líderes o grupos, cuando no directamente existen conexiones entre sus grupos promotores.

La mayoría de manifestaciones y movimientos negacionistas y antivacunas que están produciéndose en el continente europeo funcionan de esta manera. Ya sea en Alemania, Austria, Francia o Italia, las ideas y movimientos ultraderechistas son los principales impulsores de las organizaciones de carácter negacionsista.

Por ejemplo, el mismo día que en España se celebraron las anteriores manifestaciones, tuvo lugar en Viena una protesta masiva (con cerca de 30.000 participantes, según fuentes periodísticas locales) liderada por el partido ultraderechista Partido de la Libertad (FPO) quien, apoyado por grupos extremistas de derecha, y también neonazis, viene liderando la oposición en el país contra le gobierno de coalición conservador-verde.

El Estado alemán no descarta por su parte intervenir Telegram si la red social no toma medidas para frenar y banear la oleada de fake news, mensajes extremistas y conspiracionistas que invaden el país aprovechándose de la permisibilidad de la red.

Y es que el movimiento negacionista, liderado por Alternativa para Alemania (AfD), con un discurso político alrededor del negacionismo y la conspiración, aumenta cada vez más su actividad y violencia.

En Francia, el movimiento antivacunas ha agredido físicamente a un diputado nacional en la puerta de su casa, todo al son de la competencia electoral entre Marine Le Pen y Eric Zemmour por no perder el apoyo de los sectores más radicales de la derecha.

En Italia, donde las medidas son especialmente duras para los no vacunados, estos comienzan a crear redes paralelas al espacio público entre ellos, situación que se agrava en las protestas de las manos de los grupos más violentos. Conocido es el caso de cuando una manifestación de este tipo terminó con el asalto al edificio del sindicato más grande del país.

Las protestas negacionistas y la ultraderecha en España

En España la situación es algo diferente al resto de Europa, aunque observamos algunas similitudes: por un lado, vemos que el movimiento antivacunas en España es más pequeño que en el resto del continente europeo. Distintos expertos han intentado dar una explicación a esto, y aunque las opiniones son diversas, hay bastante consenso en que España tiene uno de los sistemas sanitarios públicos más fuertes del mundo y uno de los que generan más confianza entre la población, lo que se ha traducido también en uno de los porcentajes de aceptación a la vacuna más altos del mundo: pero, por otro lado, vemos como la ultraderecha trata de seguir la misma estrategia que sus homólogos europeos, si bien con cierto titubeo.

En primer lugar, está el ejemplo de Vox, partido que, si bien no defiende abiertamente medidas negacionistas o antivacunas, sí que se posiciona de lado en cuestiones como la vacunación de sus líderes, rechaza frontalmente cualquier tipo de medida restrictiva que los gobiernos consideren, y apoya las convocatorias negacionistas y antivacunas.

Vox critica el Certificado Covid, mantiene teorías conspiracionistas xenófobas sobre el origen del virus y alienta a esas manifestaciones donde finalmente comulgan grupos de extrema derecha, neonazis y fascistas.

Y es que partidos como España 2000, la Falange, Democracia Nacional o Bastión Frontal, apoyan y acuden a todas estas convocatorias, teniendo por ende una oportunidad única parra difundir su mensaje en determinados sectores de la población que anteriormente no les eran tan accesibles.

Estos grupos convocantes que se autodefinen como “neutrales”, “apolíticos” y de “todo el pueblo” dicen que a las manifestaciones y actos de protesta acuden personas de todas las ideologías, algo que aún siendo cierto es una verdad a medias, ya que los datos demuestran que la mayor parte de personas que rechazan la vacunación son personas cercanas a la ultraderecha, pero la realidad es ese halo de apolitismo se hunde al primer vistazo.

Chalecos Blancos es una organización apoyada por un partido xenófobo y ultraderechista como España Identitaria (Identitarios) y además respaldó y se posicionó a favor de la manifestación convocada por Jusapol, plataforma policial muy vinculada a Vox, para protestar por la derogación de la Ley Mordaza. De hecho, Ignacio Vega, presidente de Identitarios, parece estar detrás de las protestas organizadas por Chalecos Blancos.

Unión Activa Valencia, por su parte, tiene dentro de sus grupos de Telegram a líderes del grupo España 2000, partido que respalda y acude a todas sus convocatorias. Además, el grupo de Telegram donde se organiza está repleto de contenido de extrema derecha, como vídeos del escritor neonazi Pedro Varela, declaraciones de Jair Bolsonaro, discursos antisemitas, etc.

Otros grupos convocantes como “Policías por la Verdad”, “Médicos por la Verdad” o “Biólogos por la Verdad”, forman parte de una red internacional creada en el verano de 2020, teniendo todas en común la difusión de teorías de la conspiración ultraderechista como QAnon, El Nuevo Orden Mundial o el virus chino, y la vinculación a contenido directo de personajes ultraderechistas como Santiago Abascal, Alvise Pérez o Donald Trump.

Enlaces y fuentes:

– Foto de portada: Pancartas en la manifestación negacionista de Valencia. Autor: Captura de pantalla realiada el 15/01/2021 a las 19:11h. Fuente: Telegram

Valentín Pozo

Articulista. Estudiante de cuarto de Ciencias Políticas y apasionado de la investigación. Experiencia en movimientos estudiantiles y sociales. En mis artículos intento ofrecer un enfoque analítico más orientado a las ideologías y teoría política.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.