El think tank de ultraderecha de Maréchal-Le Pen en España recluta jueces para unirse a su claustro

El Instituto de Estudios Superiores en Sociología, Economía y Política (ISSEP) fundado por Marion Maréchal-Le Pen, sobrina de la líder ultraderechista francesa Marine Le Pen, está reclutando jueces para unir a sus clases, tal y como desvela ElDiario.es.

El ISSEP es una institución formativa (no reglada) que ofrece titulaciones de corte profundamente ideológico a sus estudiantes. El objetivo es formar cuadros de extrema derecha para el futuro, siendo una herramienta más de este espacio político en la guerra cultural contra la izquierda. Una estrategia que empieza a ser habitual y que cuenta con centros similares en Lyon (también fundado por Maréchal-Le Pen) o Hungría entre otros, y que en España abrió su primera sucursal en el año 2018.

Hasta ahora, el ISSEP ofrecía dos cursos “de Liderazgo” que enseñaban conocimientos de filosofía, economía, historia y sociología siempre desde el punto de vista ultraconservador. Una visión que se ha definido como liberal en lo económico, ultraconservadora en lo social e identitaria en lo nacional.

La novedad es que la institución de Marechal-Le Pen ha sumado un “Curso básico de derecho de la empresa”, que serviría de introducción en el mundo del derecho a través de distintos módulos. Lo llamativo son los profesores que lo imparten: 8 jueces en activo.

Estos jueces son los magistrados de lo mercantil Manuel Ruiz de Lara, Guillermo Fernández García, Carlos Martínez Marigorta, Moisés Guillamón Ruiz, Juan Carlos Picazo Menéndez, César Amabilio Suárez Vázquez y Juan Ignacio Martínez Aroca y la magistrada de lo penal María Teresa de Jesús Gómez Casado.

Para ello, el ISSEP ha creado una nueva estructura jurídica, el Instituto Jurídico de Enseñanza y Debate (IJED), si bien se específica que el IJED es creación del ISSEP y las clases se impartirán en el mismo recinto del ISSEP (que también fue sede de Vox) cada martes desde el 20 de septiembre hasta el 13 de diciembre. Eso sí, previo pago de 1000 euros en concepto de reserva.

El ISSEP: networking para la extrema derecha

Si el precio de la reserva parece elevado, hay que conocer los precios medios del centro. Por su programa ejecutivo de 160 horas que se imparte los jueves, el ISSEP cobra 7.500 euros. Por su programa de Liderazgo y Gobierno de 160 horas que se celebra viernes y sábado cobra 12.500 euros.

Estos precios parecen un poco elevados al saber que el ISSEP de Maréchal-Le Pen no ofrece títulos oficiales y que estos no ofrecen competencias reales, formación laboral o prácticas.

Y esto es porque no es necesario. El ISSEP pretende ser un centro de formación para futuros políticos y personajes públicos, por lo que lo vinculante es que estos conozcan a los referentes de la extrema derecha. De esta forma, el centro tiene como profesores a la propia Marion Maréchal-Le Pen, así como importantes políticos y personalidades vinculadas a Vox.

Uno de ellos es el empresario e impulsor de la extrema derecha mediática, Julio Ariza Irigoyen o el escritor y mano derecha de Abascal, Kiko Méndez Monasterio.

También a personalidades de este espacio cómo el filósofo Miguel Ángel Quintana Paz, el periodista José Javier Esparza o el Presidente de la Liga Javier Tebas. Además de figuras del PP en su ala más reaccionaria como Jaime Mayor Oreja, uno de los mayores representantes de los grupos antiderechos, concretamente de los grupos antiabortistas.

Incluso también se encuentran los conocidos como “rojipardos”, personalidades que aseguran pertenecer a la izquierda (de la cual suelen tomar las cuestiones más del ámbito económico) mientras defienden valores morales de la derecha (como la exaltación a la tradición, la patria o valores religiosos). Entre ellos encontramos como profesores al politólogo Hasel París o al crítico cultural Víctor Lenore.

Esto no es del todo extraño ya que históricamente los “rojipardos” acaban siempre vinculados a la extrema derecha (nacionalbolchevismo, Casa Pound, etc.), como el caso actual donde gente que anuncia ser de izquierda al público trabaja en un centro que quiere destruir a la izquierda.

A estos profesores se suman muchos otros muchos personajes relevantes de la derecha como el actor Toni Cantó o el diputado Manuel Mariscal Zabala por nombrar a algunos.

Pero no solo las personalidades más relevantes: los mismos alumnos también forman parte de este networking. El mismo ISSEP lo anuncia como objetivo en su “programa de liderazgo”: “El alumnado de ISSEP combina aptitudes y profesionalidad con una proyección para la vida pública. Más allá del profesorado y del plan académico, la exhaustiva selección de los alumnos permite constituir un grupo donde la aportación formativa también es horizontal, entre compañeros”.

Así está claro que lo que el ISSEP vende es una red de contactos de extrema derecha con la que posicionarse laboral o políticamente, a la que en general solo van a poder acceder miembros de las élites o ya bien posicionados económicamente.

Y esto es especialmente grave si se une a altos funcionarios del Estado, más concretamente a jueces que deben mostrar cierta neutralidad ideológica, el hecho de trabajar en un centro que tiene como eje servir de red de contactos entre los sectores de la ultraderecha.

Judicatura, Marion Maréchal-Le Pen y Vox

ElDiario.es intentó contactar con los jueces participantes. Solo dos de ellos pudieron atender la llamada por el periodo estival. Ambos magistrados negaron conocer el fin ideológico del centro y redujeron su asistencia a una simple cuestión monetaria.

De hecho, defendieron que sus cursos serían estrictamente jurídicos, sin componente ideológico. Uno de ellos declaró que posiblemente se retiraría tras conocer el signo ultraderechista del ISSEP y su vinculación con Vox. Y es que Vox y su entorno han tenido un papel decisivo en la extensión del ISSEP a España.

Kiko Méndez Monasterio y Gabriel Ariza fueron esenciales para su implantación en Madrid. De hecho ambos aparecen en la foto fundacional que publicó Marion Maréchal-Le Pen para anunciar su creación.

Desde entonces Vox ha intentado impulsar el centro (que empezó a medio gas), ofreciendo becas pagadas por la Fundación Disenso. Esta unión no es extraña ya que Marion Maréchal-Le Pen tiene como objetivo unificar a toda la extrema derecha europea, siendo un agente de este movimiento con amplía presencia internacional.

Además, su ruptura con Marine Le Pen y su fichaje como vicepresidenta por la fallida candidatura de Eric Zemmour, Reconquista, la acercan más al perfil de Vox. Una extrema derecha de corte ultraliberal en vez de una extrema derecha posfascista con un cariz social como la de su tía.

Una alianza muy peligrosa que muestra esa unidad de la extrema derecha internacional que no pudieron conseguir en los años 30.

El centro de ultraderecha de Maréchal-Le Pen en España recluta jueces para unirse a su claustro

Juan Francisco Albert

Director de Al Descubierto. Estudiante de Ciencias Políticas y máster en Política Mediática. Apasionado del estudio y análisis del hecho político, con especial interés en el fenómeno de la extrema derecha, sobre la que llevo formándome desde 2012. Firme defensor de que en política no todo es opinable y los datos, fuentes y teorías de la ciencia social y política deben acompañar cualquier análisis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.