El Congreso se harta de la crispación: piden revisar las acreditaciones de las “burbujas mediáticas de la ultraderecha”

Los equipos de comunicación de distintas formaciones políticas en el Congreso de los Diputados en España han pedido a la cámara baja revisar las acreditaciones de distintos altavoces de la extrema derecha mediática para evitar la crispación.

Esta petición viene motivada por el clima de crispación y tensión que están generando y por “las faltas de respeto intolerables” que se producen hacia distintos representantes políticos, especialmente los más escorados a la izquierda ideológica.

Los medios en cuestión son el canal de YouTube “Estado de Alarma TV” (EDA TV) presentado por el siempre polémico Javier Negre, y 7NN TV, el canal de Vox, El Yunque y la Fundación Francisco Franco.

Los “periodistas” de estos medios se han caracterizado por generar crispación en sus intervenciones y centrar la agenda en temas poco relacionados con el día a día del Congreso pero sí con la agenda mediática de la extrema derecha.

Así, Javier Negre se ha dedicado a interpelar constantemente a Gabriel Rufián, que se ha negado a entrar en el juego de la extrema derecha. Pese a esto el “periodista” y director de EDATV ha seguido interpelando al político con preguntas como si “no cree que en Cataluña habría que tener más mano dura con la okupación”.

El político catalán ha seguido con su negativa a responder temas accesorios y de la agenda de la extrema derecha y le ha pedido a Javier Negre no usar ciertos temas, a lo que director de EDA TV se ha negado.

Otra de las personas que esta alimentando este ambiente de crispación es Josué Cárdenas, de la franquista 7NN TV. El periodista sigue la misma estrategia de crispación que Javier Negre y suele lanzar preguntas que nada tienen que ver con la agenda del Congreso, calificadas de tendenciosas.

Políticos unidos contra el odio y la crispación

Así, distintos grupos políticos se han unido para frenar este ambiente de crispación y la utilización de las instituciones.

Esta unión viene de grupos tan distintos como PSOE, Unidas Podemos (UP), Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), PNV, EH-Bildu, JuntsxCat, PdeCat, Más País-Equo-Compromís, CUP, BNG y Nueva Canarias.

Concretamente, las firmas que piden al Congreso la revisión de los permisos de EDA TV son de Marco Aracama (PSOE), Nuria Arranz (Unidas Podemos), Meritxell Barrionuevo (ERC), Marta Pagola (PNV), Oihan Vitoria (EH Bildu), Nerea Martí (Junts), Marc Rodés (PDeCAT), Juan Suárez (Más País-Equo), Edgar Bot (Compromís), Jordina Salvat Masdéu (CUP), Marcos Fernández Rodríguez (BNG) y Paloma Pita (Nueva Canarias).

El objetivo por un lado es evitar la crispación y los insultos que están ocurriendo en el Congreso, toda una estrategia de EDA TV (y de la extrema derecha en general) para conseguir visibilidad.

El medio a su vez lanza vídeos con la intervenciones que han sido acusados de “manipulación” por el conjunto de partidos y que sirven para generar contenido.

Además, ahonda en la estrategia de victimización de la extrema derecha, realizando actividades que van contra las normas y el decoro y cuyo único objetivo es provocar una reacción y posteriormente, mostrándose como una víctima cuando alguien reacciona a los continuos ataques e insultos.

Por su parte, tanto el Partido Popular como Vox se han unido para defender a este medio y denunciar “un ataque a las libertades y los medios de comunicación” pese al constante acoso de estos medios a los políticos de izquierdas y que el resto de medios.

De hecho, la Asociación de Prensa de Madrid (APM) no ha apoyado las reclamaciones de Negre ante su mala praxis y la Asociación de Periodistas Parlamentarios planea dar el premio revelación a Gabriel Rufián o Mireia Vehí de las CUP.

Viejos y nuevos conocidos de la extrema derecha mediática: EDA TV y 7NN

La extrema derecha mediática ha generado un intenso conglomerado de medios web, tanto audiovisuales como escritos, para reforzar su agenda.

En general se centran en noticias de actualidad cortas, en muchos casos tergiversadas, un gran uso de «fake news» y un importante apoyo audiovisual.

De estos proyectos dos destacan por ser más grandes y tener mayor financiación, los citados EDA TV y 7NN.

EDA TV nació al calor de la pandemia, creado por el polémico Javier Negre, despedido de El Mundo por inventarse una entrevista. Este medio ha servido para atacar constantemente al gobierno de izquierdas y dar voz a los representantes de la derecha.

El Canal realiza tertulias donde la pluralidad destaca por su ausencia: la mayoría de tertulianos son conocidos de la extrema derecha, políticos de Vox o de distintas formaciones ultras, siendo los invitados más moderados miembros del PP y de Cs.

También distintos personajes de la extrema derecha mediática tienen sus secciones, como el caso de Cristina Seguí.

Por su lado 7NN TV se anunciaba como un canal de TDT con alcance para toda España, pero por ahora ha reducido sus actuaciones a internet.

El canal ha sido fundado por distintos miembros de la Fundación Francisco Franco, de la secta ultracatólica El Yunque y Vox.

Entre sus colaboradores se encuentra personajes de la extrema derecha mediática que aún no habían dado el salto a lo audiovisual.

Hablamos de Marcial Cuquerella, vinculado a la secta El Yunque y uno de los grandes difusores de bulos sobre una victoria de Trump, Elena Berberana, periodista que ha trabajado en distintos medios de a derecha como Libertad Digital y que ha sido tándem con Cuquerella sobre los bulos de la victoria de Trump o Antonio Paz, el historiador revisionista candidato de Vox que tuvo que dimitir cuando se filtraron sus charlas en Falange negando el holocausto.

El canal también ha dado cobijo a personajes rojipardos como Hasel Parish o Roberto Vaquero del Frente Obrero.

Juan Francisco Albert

Director de Al Descubierto. Estudiante de Ciencias Políticas y máster en Política Mediática. Apasionado del estudio y análisis del hecho político, con especial interés en el fenómeno de la extrema derecha, sobre la que llevo formándome desde 2012. Firme defensor de que en política no todo es opinable y los datos, fuentes y teorías de la ciencia social y política deben acompañar cualquier análisis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.