Intelectuales franceses rechazan la incorporación de Vargas Llosa a la Academia francesa por su cercanía a la extrema derecha

La Academia francesa, la institución que protege y promueve el uso de la lengua francesa, tendrá pronto un nuevo miembro: el polémico escritor Mario Vargas Llosa. Y no sin polémica.

En un artículo publicado el 9 de diciembre en el medio francés Liberation, cinco miembros de la Academia francesa han rechazado el nombramiento de Vargas Llosa por los “graves problemas éticos” que representa y por su afinidad con la extrema derecha.

Los firmantes de la carta son: Pablo del Valle, antropólogo; Evelyne Mesclier, directora de investigaciones del IRD; César Itier, profesor universitario en instituciones como el CERLOM o CREDA; Valérie Robin Azevedo, profesora de la Universidad de París; y Sylvie Taussig, investigadora.

Estos académicos han señalado en su comunicado la alianza que mantiene Vargas Llosa con los elementos más reaccionarios de América Latina: “mancilla la imagen de Francia en América Latina, donde sus posturas extremistas son bien conocidas y suscitan un fuerte rechazo”.

En este sentido los firmantes aseguran que “amenaza con legitimar posturas que pisotean los valores de la democracia a los que Francia quiere asociarse, como la libertad de expresión, la aceptación de resultados de sufragios y el derecho a defender causas sin arriesgarse a perder la vida”.

Hay que añadir que Vargas Llosa ya es, de facto, miembro de la academia, ya que su aprobación se realizó el 25 de noviembre.

Ahora tan solo le queda un aspecto formal más que es ser aceptado por el llamado “protector”: el presidente de la República Emmanuel Macron. Tras una audiencia con él podrá tomar su escaño, el número 18, en una ceremonia privada y ser considera uno de “los inmortales” (así es como se llama a los académicos).

Vargas Llosa y el apoyo a la extrema derecha

Vargas Llosa se define a sí mismo como “liberal” y en su retórica se encuentra posicionado como un defensor de la democracia. Pero no parece este papel a los líderes que elige para defender. Una de sus primeras defensas de los elementos más reaccionarios de América Latina fue su apoyo a Iván Duque y al boicot del proceso de paz con las FARC.

La posición de Iván Duque dentro de la derecha tradicional de América Latina es de las más radicales y su partido, el Centro Democrático, pertenece como observador regional al Grupo de los Conservadores y Reformistas Europeos, donde se encuentra Vox o el polaco Ley y Justicia.

En los últimos tiempos el académico ha apoyado a Keiko Fujimori, hija del dictador Alberto Fujimori.

Keiko Fujimori representa el ala más extremista de la derecha peruana y realizó una fortísima campaña para que el actual presidente, Pedro Castillo, no saliera elegido, con múltiples montajes, bots y «fake news» patrocinados por grande empresas del país.

Vargas Llosa ha defendido que Pedro Castillo es un presidente “ilegítimo”.

Actualmente también esta apoyando la candidatura de José Antonio Kast, representante de la extrema derecha chilena, que ha ascendido vertiginosamente en los sondeos en los últimos meses cuando su grupo político era prácticamente desconocido.

José Antonio Kast ha sido uno de los grandes apoyados por Vox en América Latina, tanto formalmente como a través de su medio La Gaceta de la Iberosfera. Pese a que el candidato esta aparentando moderarse para la segunda vuelta, su programa es ampliamente reaccionario, así como sus aliados en el país. Para más inri, hace solo unos días se reveló que su padre había sido miembro del partido nazi.

Además este premio nobel fue uno de los implicados en el escándalo de los Pandora Papers.

La aceptación de Vargas Llora y el síntoma de la derechización francesa

Para aceptar a Vargas Llosa en la Academia francesa se han hecho varias excepciones: por un lado se anulado la regla de nombrar académicos como máximo con 75 años (Vargas Llosa tiene 85). Por otro lado, también se ha anulado la tradición de escoger a escritores que defiendan y escriban en lengua francesa, que es el objetivo de la Academia francesa.

Llosa no publicado ni un solo libro en francés, si bien se formó en Francia y ha defendido ampliamente esa etapa.

La realidad es que Vargas Llosa ha sido aceptado por una amplia cantidad de los actuales académicos (18 votos favorables de un total de 22) y aunque su aceptación ha suscitado polémica, esta no ha sido ni mucho menos atronadora.

Y es que la sociedad francesa se encuentra en un constante proceso de derechización.

Según una encueta del think tank Fondapol, el 38% de los votantes franceses se sitúan en la derecha del espectro político (en 2017 eran el 33%, 5 puntos menos). En la izquierda se sitúan el 24% de los votantes, un punto menos que el 25% de 2017.

Una de las primeras preocupaciones de los franceses es la seguridad y el terrorismo, que supera a su preocupación por el desempleo, dato de valor en un país como Francia, que siempre ha presentado un amplio desempleo estructural.

Para las elecciones presidenciales francesas de 2022, la izquierda se presenta sin oportunidad: los cuatro primeros partidos son de derechas.

Por orden, según las últimas encuestas, aparecen La República en Marcha (LRM) de Emmanuel Macron (que ha protagonizado un marcado giro a la derecha durante su legislatura), Agrupación Nacional (RN) de Marine Le Pen, Los Republicanos (LR, la derecha tradicional francesa) y la candidatura del polémico Eric Zemmour. Además, según los últimos sondeos de intención de voto, las fuerzas de derecha juntas suman más del 70%.

Una marcada derechización de la sociedad francesa que en estas próximas elecciones pondrá a un presidente de la derecha a los mando del Elíseo.

Juan Francisco Albert

Director de Al Descubierto. Estudiante de Ciencias Políticas y máster en Política Mediática. Apasionado del estudio y análisis del hecho político, con especial interés en el fenómeno de la extrema derecha, sobre la que llevo formándome desde 2012. Firme defensor de que en política no todo es opinable y los datos, fuentes y teorías de la ciencia social y política deben acompañar cualquier análisis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.